Robots podrían desplazar 20 millones de empleos de manufactura a 2030

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Los robots están a punto de arrasar con casi una décima parte de los empleos de manufactura en el mundo, en un panorama de automatización que impactará especialmente a las áreas de más bajos ingresos en los países desarrollados.

Así lo mantiene un reporte de la firma de analítica Oxford Economics, que plantea que si bien la automatización impulse la economía en general, es probable que genere una mayor desigualdad, concentrando las pérdidas de empleo en ciertas industrias y países.

Según el informe de la firma de investigación, la manufactura podría perder 20 millones de posiciones para 2030, haciendo que el sector sea un 8,5 por ciento más pequeño que «si los robots no estuvieran rehaciendo el mercado». Los segmentos de trabajadores más vulnerables a la automatización a menudo se pueden encontrar en áreas rurales con una base industrial más tradicional y que requieren de mucha mano de obra.

«En muchos países, estas regiones a menudo se han quedado atrás a medida que los centros metropolitanos prosperaron y esas dinámicas han generado polarización política. Esto pone de relieve la importancia de tomar medidas políticas para amortiguar el posible impacto de la robotización en estas áreas vulnerables», reza la publicación.

El informe destaca cómo el cambio estructural en el mercado laboral está presentando nuevos desafíos a medida que se automatiza una creciente variedad de tareas. Según los datos, la mitad de los trabajadores de fábricas de EE. UU. han sido desplazados por robots en las últimas dos décadas, los cuales fueron absorbidos en tres categorías de empleo: tareas de transporte, trabajos de construcción y mantenimiento, y trabajos de oficina y administración. Sin embargo, esas mismas categorías son las más vulnerables a la automatización en la próxima década.

El Fondo Monetario Internacional también ha destacado el riesgo de una desigualdad creciente, y la OCDE dijo el año pasado que la geografía era un factor clave en el panorama debido a la agrupación de ciertas industrias. Por ejemplo, encontró que la proporción de trabajos en riesgo de ser tomados por robots era mucho mayor en el oeste de Eslovaquia que en Oslo. Para la firma de análisis, ciudades como Londres, Tokio, París o Seúl probablemente se verán menos afectadas «Las regiones que rodean a las ciudades intensivas en conocimiento como Toulouse y Grenoble en Francia, o Munich y Stuttgart en Alemania, típicamente muestran niveles mucho más bajos de vulnerabilidad».

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar