Usan drones para detectar cocodrilos en zonas turísticas en Australia

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El fabricante de vehículos aéreos no tripulados Westpac Little Ripper anunció este jueves una sociedad con AmazonWeb Services y otras empresas, para crear un servicio de drones que detecte y alerte la presencia de cocodrilos en los destinos vacacionales de Australia.

El proyecto fue puesto en marcha por el Gobierno del estado de Queensland, al noreste de Australia, después de que el grupo privado Ripper Group utilizara con éxito los aviones no tripulados para detectar tiburones en el estado vecino de Nueva Gales del Sur, en ese mismo país.

Según Ben Trollope, primer ejecutivo de Westpac Little Ripper, estos vehículos  «permiten tener un segundo par de ojos por encima del elemento humano para que haya más seguridad entre cocodrilos y las personas», dijo en una entrevista con Reuters.

Ripper Group se asoció con la firma Amazon Web Services para potenciar la capacidad del nuevo servicio de drones, incluyendo una reducción de las demoras en la transmisión de imágenes, agregó Trollope.

Según el directivo, «Amazon Web Services ha jugado un papel vital» en el desarrollo del proyecto. Aseguró también que la empresa esatadounidense «ha abierto toda su capacidad, lo que nos ha permitido llegar rápidamente a un lugar que podría haber llevado bastante tiempo».

Tecnología

Los drones utilizan un algoritmo creado por la Universidad de Tecnología de Sydney (Australia) que, según los desarrolladores, puede identificar 16 tipos diferentes de vida marina y tiene una tasa de precisión del 93 por ciento.

El algoritmo se ajusta para diferenciar los cocodrilos de los manglares en las densas áreas de selva del norte de Queensland (Australia).

«Todo es investigación para nosotros. Estamos continuamente recolectando datos, enseñando al algoritmo para que sea más inteligente», agregó Trollope.

Los drones fueron presentados en el Congreso Mundial de Drones en Brisbane el jueves, donde las imágenes fueron transmitidas desde una demostración en un parque de cocodrilos de Queensland (Australia).

Los datos del Gobierno de Queensland de enero de 2018 muestran que cuatro de los 11 ataques de cocodrilos desde 2011 fueron mortales, incluido uno en 2017 en la zona de vacaciones del norte de Port Douglas.

Contenido tomado de: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar