El creador del ‘retuit’ se arrepiente de haber creado esta función

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Hace diez años el desarrollador Chris Wetherell era la cabeza del equipo que creó el botón del retuit. Con esta herramienta planeó darle voz a las comunidades con poca representación. En entrevista con el medio estadounidense BuzzFeed, Wetherell contó por qué se arrepiente de su creación.

Cuando Twitter lanzó la función de retuit, vio que «tenía un multiplicador de fuerza que otras funciones no tienen», sin embargo, notó que ese botón cambió la red social de una manera que su equipo no anticipaba.

El desarrollador comentó que el retweet propaga las noticias falsas y los mensajes sin reflexión, por lo que hoy se arrepiente de haber participado en la creación de este botón y lo compara con «entregarle un arma cargada a un niño de cuatro años».

Antes de que se creara esta función, los usuarios tenían que retuitearse manualmente entre sí. Lo hacían al copiar el texto, pegarlo en un nuevo trino, escribir ´RT´ y enviarlo. Con el botón de retuit la compañía quería automatizar este proceso. Sin embargo, como afirma Wetherell, nadie se paró a pensar en todas las consecuencias posibles.

En la entrevista con BuzzFeed, Wetherell puso como ejemplo el Gamergate, una campaña de acoso contra las mujeres en la industria de los videojuegos que tuvo lugar en 2014, en el cual notaron que muchos usuarios utilizaban el retuit para coordinar sus ataques contra diferentes personas o propagar información errónea a un ritmo vertiginoso.

Para Wetherell, ya llegó el momento de arreglar esta situación. El desarrollador no cree que retirar los botones de retuitear y compartir sea una buena idea, ya que considera que habría quien podría pagar a los usuarios con muchos seguidores para propagar su mensaje y se les otorgaría un poder desproporcionado.

En su lugar, sugiere que Twitter fije toda su atención en la actividad de los usuarios. «La gestión individual de los usuarios es demasiado difícil, como lo atestigua YouTube», ha asegurado Wetherell al mismo medio. Pero en el caso de las audiencias «es mucho más fácil», comentó. 

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar