El 92 % de los habitantes del planeta no respiran un aire limpio

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Nueve de cada diez personas en el mundo respiran un aire contaminado. Siete millones mueren prematuramente cada año por esta causa. Las brumas negras que envuelven ciudades como Pekín y Nueva Delhi, pero a también Bogotá, Santiago de Chile y Ciudad de México, se constituyen en una amenaza para la salud, el bienestar social y el desarrollo económico de los países. Este coctel tóxico es uno de los problemas más importantes que afronta el planeta.

Según el Observatorio Nacional de Salud (ONS), la mala calidad del aire y del agua causan al menos 17.500 muertes en Colombia anualmente. En otras palabras, de las 223.000 muertes registradas en el 2016, el 8 por ciento se atribuyen a factores de riesgo ambiental que podrían ser prevenibles, relacionadas con el material particulado que generan la combustión vehicular o los residuos industriales.

Este miércoles, Día Mundial del Medioambiente, la Organización de las Naciones Unidas quiere hacer un llamando a los gobiernos, a la industria y a todos los ciudadanos para que promuevan y exijan soluciones a través de las energías renovables y las tecnologías sostenibles.

«La polución del aire es una amenaza para todos nosotros, pero especialmente para los más pobres y marginados, para las mujeres y niños (…) es el nuevo tabaco», advierte Tedros Ghebreyesus, director general de la OMS.

Aunque parezcan acciones pequeñas, usar el transporte público o la bicicleta, reducir el consumo de carne, no utilizar plásticos de un solo uso, o compostar los alimentos orgánicos son pasos importantes para ayudar al planeta.

Existen dos fuentes principales de contaminación del aire provenientes de la agricultura: el ganado, que produce metano y amoniaco, y la quema de residuos agrícolas. El metano, por ejemplo, es un gas de efecto invernadero (GEI) con un impacto hasta 34 veces más potente que el dióxido de carbono en un período de 100 años. Alrededor del 24 % de todos los GEI emitidos en el mundo provienen de la agricultura, la silvicultura y otros usos del suelo. En Colombia, la pérdida de bosque es una preocupación.

La principal fuente de contaminación del aire en el interior de los hogares es la quema de madera y combustibles fósiles, o biomasa para cocinar, calentar o iluminar. Alrededor de 3,8 millones de muertes prematuras son causadas por la contaminación del aire en interiores cada año. En 97 países, 85 % de los hogares ya tiene acceso a fuentes de energía más limpias; sin embargo, 3.000 millones de personas carecen de ellas todavía.

Las centrales eléctricas que queman carbón son un emisor importante de contaminación. En Colombia, aproximadamente un 80 por ciento de la contaminación del aire proviene de fuentes móviles (camiones, volquetas, motos, buses y taxis) y el 20 por ciento restante de fuentes fijas (chimeneas, industrias, quemas y minería).

Según la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés), el sector del transporte es responsable de casi una cuarta parte de todas las emisiones de dióxido de carbono relacionadas con la energía, a las cuales se atribuyen casi 400.000 muertes prematuras. Las emisiones de diésel son uno de los mayores problemas. Por otro lado, las personas que viven más cerca de las principales arterias de tránsito tienen hasta 12 % más de probabilidades de ser diagnosticadas con demencia.

La quema de residuos a cielo abierto y los desechos orgánicos en los vertederos, también son una fuente de contaminación. A nivel mundial, se estima que el 40 % de los residuos se quema al aire libre.

No toda la contaminación del aire proviene de la actividad humana. Las erupciones volcánicas y las tormentas de polvo también pueden contribuir.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar