El fenómeno del “embajador de la India” se toma la industria petrolera

¿Qué está pasando actualmente en la industria petrolera en nuestro país? Esta es una reflexión dirigida no solo a la opinión pública sino también a las instituciones gubernamentales, autoridades regionales, gremios y entes de control como Minminas, ANH, ACP, Campetrol, Superintendencia de Industria y Comercio, Contraloría, Procuraduría, Fiscalía; y a toda la industria, llegó el momento de tomar cartas en el asunto.

Les contaremos de este señor extranjero con hablar enredado y maneras poco ortodoxas, que conquistó —por no decir enredó— a la industria petrolera que de buena forma le abrió las puertas en Colombia, y con ayuda de un grupo de abogados que le han hecho eco, está tristemente pasando del anonimato al desprestigio. Representante de una operadora (en reestructuración actualmente) titular de un contrato de Exploración y Producción ante la Agencia Nacional de Hidrocarburos – ANH, creó a la vez una segunda compañía para contratar personal, bienes y servicios, que no posee activo alguno y por ende no cuenta con respaldo financiero, pero si con una pésima política de pago —con carteras vencidas de más de 150 días—, este señor tiene hoy a las compañías de servicio incumpliendo pagos de impuestos con la DIAN y otros impuestos locales como los ICA´s, además de los compromisos laborales y con proveedores locales, por cuenta de sus demoras.

Este “embajador de la india” compró un activo que no terminó de pagar a sus dueños, creo una empresa fachada para eludir los compromisos de la ley 1116 y ahora esta nueva compañía no atiende los compromisos con contratistas y son ellos los que están subsidiando la operación; “Bonito negocio”, a la fecha esta nueva compañía está más endeudada que la compañía titular de los derechos contractuales ante la ANH, pero sí factura todos los meses por la venta de hidrocarburos producidos en el bloque. Nos preguntamos, ¿será que esta nueva compañía irá también a 1116 o a liquidación, desconociendo compromisos con acreedores?

De buena fe, los contratistas y acreedores creyeron en su palabra y con la veeduría de la Superintendencia y el restructurador, firmaron acuerdos de pago que fueron incumplidos en su totalidad (o muy ágilmente y con asesoría de abogados en la rama, solo cumplen compromisos menores, con pequeños acreedores y contratistas).

Ante la situación actual ni este personaje, en calidad de representante legal, ni ninguno de los funcionarios de las empresas tanto la titular ante la ANH como la empresa fechada, responden las peticiones y preocupaciones que amablemente manifiestan los acreedores y contratistas y mucho menos se dignan a contestar correos electrónicos, chats o llamadas telefónicas, dejándolos a su suerte, después de haber cumplido de buena fe los compromisos contractuales, es decir “tras de gritones, bufones”.

Hagamos cuentas, la compañía hoy por hoy produce aprox. 400 bopd, con dólar alto (TRM 3,250 Col$/US$) y con precio de crudo alto (72 US$/Bl), su factura mensual es de aprox.US$ 780,000 (lo que supera los Col$ 2,500 millones), siendo el costo de producir a lo sumo 20 US$/Bl, equivale a un flujo de caja libre de 52 US$/Bl, equivalente a US$ 624,000/mes lo que significa más de Col$ 2,000 millones mensuales de flujo de caja libre, teniendo en cuenta que los crudos se venden y se pagan casi de manera anticipada, se descarta cualquier inconveniente de inventarios y/o carteras vencidas por parte de los compradores de crudo.

Por lo tanto, las preguntas que surgen son las siguientes:

1. ¿Cómo es que, con semejante flujo de caja libre, nuestro “embajador” mantiene estas políticas de pago y hoy la compañía fachada está debiendo más que lo que debía la titular ante la ANH antes de entrar a ley 1116 (reorganización)?

2. ¿Saben los dueños de estas compañías de las prácticas anticomerciales y poco éticas de su representante en Colombia de su Representante Legal? o ¿Será que sus dueños están sacando todo el producto de ventas en US$, desconociendo que deben pagar compromisos en Colombia y que hay unos costos de capital y gastos de operación que se deben descontar primero?

3. ¿Saben los dueños de estas compañías que dichas prácticas les pueden poner en serio riesgo reputacional y de perder la inversión en Colombia?

4. ¿Saben ellos que a la fecha este señor no ha terminado de pagar el precio acordado por la compañía?

5. ¿Está la Superintendencia de Industria y Comercio tomando los correctivos necesarios para que esta compañía no se salga con la suya y use empresas de papel para desconocer sus compromisos y obligaciones laborales y financieras con sus empleados y con el país?

6. ¿Está Campetrol, como agremiación, defendiendo los derechos de los contratistas?

7. ¿Está la ACP demandando de sus agremiados mejores políticas de pago para sus contratistas?

8. ¿Es posible que la ANH ejerza presión para que esta conducta no siga dándose y se obligue al titular del bloque a cumplir los compromisos con terceros? ¿Se podrán ejecutar las pólizas laborales, de Responsabilidad Civil Extracontractual o los CDT´s o Cartas de Crédito para que se pongan al día en sus compromisos y obligaciones?

9. ¿Qué dicen los alcaldes municipales y los personeros del AID del proyecto, o solo aprietan a las compañías de servicio, desconociendo que la fuente de pago la debe proveer el titular del bloque ante la ANH?

10. ¿Cómo irá esa ley promovida por el Superintendente de Industria y Comercio Sr. Andrés Barreto González, en donde precisamente se iba a perseguir de manera implacable las malas políticas de pago que pongan en riesgo el equilibrio contractual, las empresas prestadoras de bienes y servicios y al estado como tal, ya que estas prácticas ponen en riesgo su continuidad sino también causa detrimento patrimonial al estado y más cuando es claro que los ingresos son mayores a los egresos?

¿Hasta cuándo se va a permitir el abuso de la posición dominante en el país? Cabe aclarar que por estas malas prácticas se han quebrado históricamente innumerables compañías de servicio, lo que es injusto por demás. Se hace un llamado para que por favor los entes gubernamentales, agremiaciones e industria en general, les cierren el paso a estos mal llamados empresarios del sector del Oil & Gas que con sus prácticas ponen en riesgo no solo la estabilidad laboral de los colombianos sino que generan detrimento patrimonial a la nación por el no pago o la inducción al no pago de la tributación a la nación, industria que paga sus impuestos es de TODOS los colombianos pero con estas prácticas… ¿APAGUE Y VÁMONOS?

En resumen, un comprador que no pagó por la empresa en restructuración no cumplió y aparte sigue cavando un hueco financiero, pues no es el dueño de la compañía y los legítimos dueños deben ser los acreedores de la compañía en proporción a las acreencias, quienes son los que han arriesgado su patrimonio y recursos para mantener a flote la operación.

UNIDAD INVESTIGATIVA EL PULSIMETRO

Te puede interesar