Una corte alemana juzga a un vietnamita por secuestro «al estilo de la Guerra Fría»

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Una corte alemana comenzó el martes a juzgar a un vietnamita sospechoso de haber ayudado en 2017 en el espectacular secuestro de un compatriota en Berlín, por orden del régimen comunista de Hanoi, en un escenario digno de la Guerra Fría.

El acusado, identificado como Long N. H., un hombre de 47 años que también tiene ciudadanía checa, se presentó en Berlín para «participar en una operación de los servicios secretos vietnamitas que llevó al secuestro» de dos vietnamitas, según la acusación.

De pelo corto y equipado con un auricular que traducía las intervenciones, se sentó en un banquillo protegido del tribunal.

Trinh Xuan Thanh, de 52 años, exmiembro del Partido Comunista vietnamita y exdirigente de una filial de una petrolera pública vietnamita, fue secuestrado con su amante el 23 de julio de 2017 en pleno día en un famoso parque berlinés.

Acusado por Hanoi de haber desviado 120 millones de euros, Thanh estaba huido y buscaba asilo en Alemania.

Su rocambolesco secuestro es digno de una historia de detectives de la Guerra Fría: mientras el ex apparatchik (funcionario) y su amante paseaban, fueron atacados por un grupo de hombres armados, metidos en una furgoneta, llevados a la embajada de Vietnam y finalmente trasladados a su país.

– ‘Violación escandalosa’ –

La fiscalía federal alemana asegura que el comando actuó «por iniciativa de los servicios estatales vietnamitas».

Hanoi argumenta en cambio que Trin Xuan Thanh regresó voluntariamente. Fue condenado a principios de año por la justicia de su país a dos cadenas perpetuas por malversación de fondos.

Thanh es uno de los muchos funcionarios, banqueros u hombres de negocios vietnamitas condenados estos últimos años en el marco de una vasta operación contra la corrupción emprendida por las autoridades comunistas de Hanoi. Procedimientos que también tienen como telón de fondo las luchas políticas entre reformistas y partidarios de una línea pro Pekín.

El secuestro en Berlín provocó una crisis diplomática entre Alemania y Vietnam. Berlín denunció una «escandalosa violación» de su soberanía y el ministro de Asuntos Exteriores en el momento, Sigmar Gabriel, criticó estos métodos dignos de «películas oscuras de la Guerra Fría».

Como represalia Berlín expulsó a dos diplomáticos y convocó varias veces al embajador vietnamita.

La justicia alemana también abrió una investigación contra el general Duong Minh Hung, uno de los responsables de información vietnamitas, sospechoso de haber coordinado el secuestro desde un hotel berlinés, antes de volver a su país, según el periódico Süddeutsche Zeitung.

– Único detenido –

El periódico afirma también que «la mitad de la embajada» de Vietnam en Berlín «parece estar implicada» en el secuestro, la esposa del agregado militar se cuidó de reservar los billetes de regreso para los agentes.

Long N. H., único miembro del presunto grupo de secuestradores en ser detenido, también será el único en el banquillo de los acusados.

El 12 de agosto de 2017 fue detenido en República Checa y puesto a disposición de las autoridades alemanas unos días más tarde. Ex «trabajador invitado» en la antigua RDA comunista, se le negó el asilo en Alemania y finalmente abrió una oficina de cambio en Praga.

La acusación le recrimina haber alquilado en Praga la furgoneta que sirvió para el secuestro y de haber conducido el vehículo en Berlín. También habría alguilado otro que se utilizó para vigilar a las futuras víctimas antes del secuestro.

El secuestro se produjo frente a testigos que pensaron que la joven, que gesticulaba para escapar de sus agresores, era víctima de una crisis de epilepsia. El proceso se prolongará hasta el 17 de mayo.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar