Trump verá limitado su poder ante triunfo demócrata en Cámara de Representantes EEUU

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se encamina a enfrentar mayores restricciones en su gobierno después de que los demócratas lograron ganar el control de la Cámara de Representantes y prometieron un riguroso escrutinio a los republicanos tras dos años tumultuosos en la Casa Blanca.

Trump y sus correligionarios republicanos extendieron su mayoría en el Senado en las elecciones de medio término del martes, después de una campaña divisiva que estuvo marcada por los enfrentamientos sobre temas raciales y de inmigración.

Sin embargo, los republicanos perdieron su mayoría en la Cámara, en un revés significativo para Trump tras una campaña que convirtió a las elecciones legislativas en un referendo sobre su liderazgo.

Los demócratas encabezarán ahora las comisiones de la Cámara de Representantes que pueden investigar las situaciones tributarias del presidente, los posibles conflictos de interés empresariales y potenciales vínculos entre Rusia y la campaña de Trump para las elecciones del 2016.

También podrán obligar a Trump a reducir sus ambiciones legislativas, posiblemente condenando sus promesas de financiamiento de un muro en la frontera con México, aprobar un segundo gran paquete de recorte de impuestos o llevar adelante sus políticas comerciales de línea dura.

A pesar de perder la Cámara baja, Trump escribió en Twitter: “Un tremendo éxito el de esta noche”.

A primera hora del miércoles, agregó: “Recibí tantas felicitaciones por nuestra Gran Victoria anoche, incluso de naciones extranjeras (amigos) que me estaban esperando, y esperando, Acuerdos Comerciales. Ahora podemos volver al trabajo y hacerlo”.

No estaba claro a qué se refería Trump con su mención a los acuerdos comerciales. Al presionar por lo que considera mejores términos para Estados Unidos, impuso aranceles de importación y empujó a Canadá y México a acordar una revisión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Con un liderazgo dividido en el Congreso y un presidente que ha adoptado una visión amplia del poder ejecutivo, Washington podría estar a las puertas de una polarización política aún más profunda y un estancamiento legislativo.

Wall Street abriría levemente más firme el miércoles, mientras que las acciones globales subían después de los resultados de los comicios. El hecho de que una mayoría demócrata en la Cámara de Representantes pueda evitar nuevos recortes de impuestos hacía que el dólar y los rendimientos de la deuda del Tesoro retrocedieran considerablemente.

“Con los demócratas tomando el control de la Cámara de Representantes, ahora tendremos que ver qué implica el estancamiento en el Congreso para la política. En cuanto al impacto en el mercado, un Congreso dividido históricamente ha sido positivo para las acciones y esperamos ver nuevamente el mismo patrón”, dijo Torsten Slok, economista jefe internacional de Deutsche Bank.

Perder la Cámara de Representantes pondrá a prueba la capacidad de Trump de lograr acuerdos, algo en lo que ha mostrado poco interés en sus dos primeros años de Gobierno ante el control republicano de todo el Congreso.

“Tendremos la responsabilidad de encontrar nuestro terreno común donde podamos; defender nuestro terreno donde no podamos”, dijo Pelosi, quien ha sido uno de los blancos más frecuentes de los ataques de Trump contra críticos y oponentes políticos.

La política exterior ha sido un área que Trump ha abordado de manera muy personal, a veces enojando a aliados como Canadá y otras acercándose de una forma que los críticos ven como excesivamente cálida a rivales o enemigos tradicionales.

Pero se espera que los demócratas de la Cámara de Representantes intenten endurecer la política de Estados Unidos hacia Arabia Saudita, Rusia y Corea del Norte, y mantener el status quo en áreas como China e Irán.

Mientras que el recambio en la Cámara de Representantes fue completo, los republicanos tuvieron una ventaja en las elecciones al Senado porque sólo se renovaron 35 de los 100 miembros totales, y muchos de esos escaños en juego pertenecían a estados que a menudo se inclinan por el partido republicano.

Los republicanos mejoraron su escasa mayoría en el Senado y derrocaron a cuatro demócratas que aspiraban a la reelección: Bill Nelson en Florida, Joe Donnelly en Indiana, Heidi Heitkamp en Dakota del Norte y Claire McCaskill en Misuri.

 

 

Fuente: Reuters
Imagen: Fotografia tomada de Reuters

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar