Trump saluda «la gran amistad» con el príncipe heredero saudí

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El presidente estadounidense, Donald Trump, elogió la «gran amistad» con Arabia Saudita y su príncipe heredero Mohamed bin Salmán, quien visitó la Casa Blanca el martes, a la vez que evitó mencionar los puntos de conflicto con el reino sunita.

«Es un honor tener al príncipe heredero de Arabia Saudita con nosotros», dijo Trump, junto al nuevo hombre fuerte del país exportador de petróleo más grande del mundo. «La relación es probablemente la más fuerte que haya existido jamás: nos entendemos», aseguró.

«Realmente tenemos una gran amistad, una gran relación», agregó.

Desplegando frente a los periodistas presentes en la Oficina Oval grandes paneles que mostraban un resumen, con fotos incluidas, de las ventas de equipos militares estadounidenses a Arabia Saudita, el mandatario insistió sobre el impacto de esa nación en la economía de la potencia norteamericana.

«Arabia Saudita es un país muy rico y espero que le den parte de esa riqueza a Estados Unidos bajo la forma de empleos y compras del mejor material militar del mundo», sostuvo.

Con esta visita, «MBS» inicia una gira que lo llevará a recorrer Estados Unidos de este a oeste, durante casi tres semanas.

En una entrevista con la emisora ??de CBS justo antes de su llegada, el príncipe pintó una imagen idílica de Arabia como un reino en profunda transformación, comprometido con la igualdad de género, el respeto de los derechos humanos o la importancia de la ley.

Pero la investigación anticorrupción por la cual varios príncipes del reino fueron detenidos en el lujoso Hotel Ritz-Carlton de Riad ha planteado preguntas reales -tanto en el mundo diplomático como económico- sobre cómo el futuro rey abordará su poder.

«Hay muchas interrogantes a plantearse acerca del impacto de las detenciones del Ritz sobre la confianza de los inversores», subrayó Lori Plotkin Boghardt, una exanalista de la CIA que se desempeña actualmente en el Washington Institute for Near East Policy.

– Tensiones –

La política exterior del príncipe de 32 años causa tensión en Washington.

Destacando la «fascinación» de Trump por los saudíes, los exdiplomáticos Aaron David Miller y Richard Sokolsky instaron al magnate inmobiliario a permanecer atento y exigente.

«Deberíamos saludar las reformas que MBS promete a la sociedad saudita (…) pero no debemos dejarnos cautivar por un futuro rey cuyas decisiones políticas más categóricas no siempre están alineadas con las nuestras», escribieron en una columna publicada en USA Today.

La cumbre que Washington espera celebrar este año en Camp David con los seis países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) podría ser difícil de concretar si no se encuentra una salida a la crisis con Catar, objeto de un corte de las conexiones aéreas, marítimas y terrestres con sus vecinos.

La sangrienta guerra civil en Yemen es otro punto de tensión. Los enfrentamientos entre las fuerzas gubernamentales, respaldadas por Arabia Saudita con apoyo de Washington, y los hutíes, respaldados por Irán, han matado a casi 10.000 personas y puesto al país al borde de la hambruna.

Este martes, el Senado rechazó un proyecto de resolución, presentado por legisladores oficialistas y de la oposición, que pretendía poner fin a la asistencia militar estadounidense a la coalición liderada por Riad.

La iniciativa fue votada negativamente por 55 senadores y respaldada por 44. Algunos de los que la rechazaron afirmaron que de suspenderse la ayuda de Riad se estaría favoreciendo a Irán.

Como única referencia a las tensiones pasadas con Arabia Saudita, Trump dijo este martes que Estados Unidos tenía una «tolerancia cero al financiamiento del terrorismo».

Quince de los 19 perpetradores de los ataques del 11 de septiembre de 2001 eran saudíes.

Después de Washington, MBS viajará a Boston y Nueva York para encontrarse con la comunidad financiera. También se reunirá con el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres.

A partir del 30 de marzo visitará, en Los Ángeles y San Francisco, a titanes tecnológicos como Google y Apple, del entretenimiento y también de la defensa como Lockheed Martin.

También irá a Seattle, cuna de Amazon, y finalmente, el 7 de abril a Houston para conocer a la industria petrolera.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar