Trump irá a la Cumbre de las Américas en Perú y visitará Colombia

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Un pequeño grupo de yihadistas fue evacuado el viernes por la noche de Guta oriental, bastión rebelde cerca de Damasco adonde se distribuyó ayuda humanitaria a los habitantes sitiados en esa región bombardeada por el régimen sirio.

Esta primera evacuación de Gura sólo alcanzaría a 13 combatientes y sus familias según la televisión estatal siria y una ONG.

Bashar al Asad lanzó el 18 de febrero una ofensiva sobre el bastión rebelde, el último en la periferia de Damasco.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) precisó que se trataba de 13 yihadistas de Hayat Tahrir al Sham, que respondía antes a Al Qaida, así como sus familias.

El poderoso grupo rebelde Jaish al Islam, presente en Guta, había anunciado antes que un «primer grupo» de yihadistas dejaría el bastión rebelde en dirección de Idlib (noroeste), última provincia del país que Bashar al Asad no controla en su totalidad.

Estos combatientes salieron, según la agencia de prensa oficial siria Sana, por uno de los tres corredores que el régimen de Damasco dispuso para evacuar civiles y combatientes, pero también para llevar ayuda humanitaria al enclave.

La televisión pública siria filmó, en directo, combatientes a bordo de un autobús, algunos muy jóvenes, otros con capucha.

Esta evacuación se produce luego de casi tres semanas de bombardeos del régimen y de su aliado ruso, que causaron según el OSDH unas 950 víctimas civiles. Las fuerzas de Damasco reconquistaron más de la mitad del enclave rebelde.

– Distribución de ayuda –

Cuando el conflicto en Siria entra el 15 de marzo en su octavo año, el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi, afirmó el viernes que se está produciendo «una tragedia humana de dimensiones colosales» en el país, donde más de 340.000 personas han muerto y millones han tenido que abandonar sus casas.

A fines de febrero el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó una resolución que pide un alto el fuego de 30 días en toda Siria.

Los principales grupos rebeldes en Guta habían anunciado que aceptaban «expulsar» a los yihadistas que antes respondían a Al Qaida de este bastión rebelde.

Refiriéndose a «consultas con Naciones Unidas y las partes internacionales», Jaish al Islam aseguró el viernes que el primer grupo en salir de Guta estaba compuesto por yihadistas que tenía bajo su control.

Durante el día, un convoy de 13 camiones que transportaban alimentos ingresó en el sector para distribuir la ayuda que desde el lunes estaba bloqueada, indicó el Comité Internacional de la Cruz Roja (CIRC).

Esta ayuda fue distribuida en Duma pese a los bombardeos sobre esta ciudad, la principal de la región, y los helicópteros del régimen que sobrevolaban la zona, según un corresponsal de la AFP en el lugar.

Unos 400.000 civiles viven sitiados desde 2013, sufriendo escasez de alimentos y medicamentos.

Es la segunda entrega desde que comenzó la ofensiva. Hace más de una semana Rusia decretó una tregua diaria de cinco horas.

El viernes, los bombardeos en el enclave mataron a 15 civiles, según el OSDH.

Médicos Sin Fronteras (MSF) reclamó la entrada sin obstáculos de material médico en el enclave rebelde, denunciando una «terrible catástrofe médica». «El material médico es extremadamente limitado, las infraestructuras médicas fueron alcanzadas por los bombardeos y los tiros de artillería, y el personal médico está al límite de sus fuerzas».

La ayudas militar de Rusia permitió a las fuerzas de Asad sumar victorias frente a los rebeldes y los yihadistas y retomar el control de más de la mitad del territorio sirio.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar