Sierra Leona vota en segunda vuelta de unas presidenciales de resultado incierto

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Los sierraleoneses votaban este sábado para elegir a un nuevo presidente en la segunda vuelta de unos comicios de resultado incierto, en los que se enfrentan el heredero político del presidente saliente y el líder del principal partido opositor.

Los colegios electorales abrieron sus puertas en torno a las 07H00 de la mañana (local y GMT) en ese país pobre de África Occidental con 3,1 millones de electores.

A la hora de la apertura los electores eran menos numerosos que durante la primera vuelta, el 7 de marzo, cuando la participación superó el 84%, constataron periodistas de la AFP en dos barrios de la capital, Freetown.

Los colegios electorales deben cerrar a las 17H00 GMT. Los primeros resultados se publicarán a principios de la próxima semana.

«Hasta ahora todo es normal, transcurre pacíficamente. La gente vendrá más tarde», aseguró Momoh Sesay, delegado del partido gubernamental APC en un pequeño centro de voto del barrio capitalino de Aberdeen.

«Vengo a votar por el presidente debido, eso me enorgullece», decía Momoh Kamala, agente de limpieza de 36 años, mientras esperaba en una cola de una decena de personas.

En la primera vuelta, Samura Kamara, el candidato del partido gobernante Congreso de Todo el Pueblo (APC), logró el 42,7% de los sufragios.

Su rival, el exgeneral Julius Maada Bio, líder del opositor Partido del Pueblo de Sierra Leona (SLPP), lo superó al obtener el 43,3% de los votos.

«El duelo está demasiado reñido para decir quién va a ganar», aseguró el viernes el analista político Edmond Abu.

Tras una campaña marcada por enfrontamientos esporádicos entre los seguidores de ambos bandos y un aumento de las tensiones interétnicas, los dos partidos pueden contar en principio con el apoyo de sus feudos, en un país donde las preferencias políticas coinciden a menudo con la pertenencia a determinadas etnias o regiones.

La victoria podría decidirse por tanto en Freetown, cuya población es más diversa, y en el distrito de Kono, en el este del país, donde el APC y el SLPP no suelen lograr una mayoría clara, explica Abu.

– Llamamientos a la calma –

En los últimos días, responsables religiosos y asociaciones de la sociedad civil pidieron una y otra vez que los comicios se celebrasen sin violencia, como ocurrió durante la primera vuelta de las presidenciales, que coincidió con las elecciones legislativas y locales y fue alabada por los observadores internacionales.

Desde la independencia en 1961, el APC y el SLPP se suceden en el poder en este país de unos siete millones de habitantes, azotado entre 1991 y 2002 por una guerra civil que dejó unos 120.000 muertos y cientos de miles de refugiados y desplazados.

Aunque el gobierno saliente logró atraer a inversores para reconstruir Sierra Leona, la economía sigue sufriendo las consecuencias de la caída del precio de las materias primas y de la epidemia de ébola registrada entre 2014 y 2016.

Hasta el viernes, el APC, que quiere seguir con la labor del presidente saliente Ernest Bai Koroma en los ámbitos de la salud y las infraestructuras, intentó atraer a los votantes de dos nuevos partidos, el NGC y el C4C, que acumularon juntos cerca del 10% de los sufragios en la primera vuelta. Pero esas dos formaciones se negaron a dar consignas de voto.

Durante la campaña, el líder opositor, Bio, prometió mejorar el sistema educativo y criticó duramente los estrechos vínculos entre el gobierno de Koroma y China.

El resultado de estos comicios es especialmente incierto dado que, aunque Bio encabezó la primera vuelta de las presidenciales, el APC se acerca a la mayoría absoluta de los 132 escaños de la Asamblea Nacional, según los resultados parciales de las legislativas.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar