Sierra Leona vota en la segunda vuelta de unas presidenciales de resultado incierto

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Unos 3,1 millones de electores están convocados a las urnas este sábado en Sierra Leona para elegir a un nuevo presidente en la segunda vuelta de unas elecciones de resultado incierto, en las que se afrontan el candidato oficialista y el líder del principal partido opositor.

Los 11.122 colegios electorales del país abrirán sus puertas entre las 07H00 y las 17H00 (locales y GMT) en ese país pobre de África Occidental. Los primeros resultados se publicarán a principios de la próxima semana.

En la primera vuelta del 7 de marzo, cuya participación superó el 84%, Samura Kamara, el candidato del partido gobernante Congreso de Todo el Pueblo (APC), logró el 42,7% de los sufragios.

Su rival, el exgeneral Julius Maada Bio, líder del opositor Partido del Pueblo de Sierra Leona (SLPP), lo superó al obtener el 43,3% de los votos.

«El duelo está demasiado reñido para decir quién va a ganar», aseguró el viernes el analista político Edmond Abu.

Tras una campaña marcada por afrontamientos esporádicos entre los seguidores de ambos bandos y un aumento de las tensiones interétnicas, los dos partidos pueden contar en principio con el apoyo de sus feudos, en un país donde las preferencias políticas coinciden a menudo con la pertenencia a determinadas etnias o regiones.

La victoria podría decidirse por tanto en Freetown, cuya población es más diversa, y en el distrito de Kono, en el este del país, donde el APC y el SLPP no suelen lograr una mayoría clara, explica Abu.

«Debería haber un número bastante sorprendente de votos para el SLPP en Kono y en Freetown», vaticina el director del Institute for Governance Reform, Andrew Lavalie, que destaca el peso creciente del «voto de protesta».

– Llamamientos a la calma –

En los últimos días, responsables religiosos y asociaciones de la sociedad civil pidieron una y otra vez que los comicios se celebren sin violencia, como ocurrió durante la primera vuelta de las presidenciales, que coincidió con las elecciones legislativas y locales y fue alabada por los observadores internacionales.

Desde la independencia en 1961, el APC y el SLPP se suceden en el poder en este país de unos siete millones de habitantes, azotado entre 1991 y 2002 por una guerra civil que dejó unos 120.000 muertos y cientos de miles de refugiados y desplazados.

Aunque el gobierno saliente logró atraer a inversores para reconstruir Sierra Leona, la economía sigue sufriendo las consecuencias de la caída del precio de las materias primas y de la epidemia de ébola registrada entre 2014 y 2016.

Hasta el viernes, el APC, que quiere seguir con la labor del presidente saliente Ernest Bai Koroma en los ámbitos de la salud y las infraestructuras, intentó atraer a los votantes de dos nuevos partidos, el NGC y el C4C, que acumularon juntos cerca del 10% de los sufragios en la primera vuelta. Pero esas dos formaciones se negaron a dar consignas de voto.

Durante la campaña, el líder opositor, Bio, prometió mejorar el sistema educativo y criticó duramente los estrechos vínculos entre el gobierno de Koroma y China.

El resultado de estos comicios es especialmente incierto dado que, aunque Bio encabezó la primera vuelta de las presidenciales, el APC se acerca a la mayoría absoluta de los 132 escaños de la Asamblea Nacional, según los resultados parciales de las legislativas.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar