Sánchez pierde primera votación para ser presidente de España

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno español, Pedro Sánchez, no logró el martes la mayoría absoluta necesaria en el Congreso para ser investido en una primera votación, con lo que se abre ahora un plazo de dos días para intentar lograr un acuerdo con el partido izquierdista Unidas Podemos.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Sánchez fue la fuerza más votada en las elecciones generales de abril, pero se quedó muy lejos de la mayoría absoluta, por lo que en la primera votación necesitaba el apoyo de otros partidos para ser investido presidente.

No obstante, perdió la votación por 124 votos a favor, 170 en contra y 52 abstenciones, lejos de los 176 votos que le habrían convertido en presidente.

Este lunes, en una larga jornada en el parlamento, Sánchez expresó que las negociaciones con Unidas Podemos continúan, pero dejó ver de nuevo que no está dispuesto a que su líder, Pablo Iglesias, se convierta en vicepresidente o ministro ni a ceder los ministerios estratégicos a esa agrupación política.

La oferta de Sánchez se limita a ofrecerle al partido de extrema izquierda cargos secundarios y técnicos y no a conformar un gobierno de coalición, como lo plantea Iglesias, sino de cooperación.

«No nos propongan ser un mero decorado de su gobierno», señaló Iglesias durante su intervención. Mantiene su postura de votar este martes a favor de la investidura de Sánchez, aunque no participe directamente en el nuevo gobierno. Pide, a cambio, ministerios con amplias competencias y responsabilidades de envergadura.

Por su parte, el PP y Ciudadanos, a través de sus líderes Pablo Casado y Albert Rivera, expresaron en sus discursos que no se abstendrán para facilitarle el camino a Sánchez. Afirmaron, en consecuencia, que votarán en su contra.

El PSOE cuenta con 123 diputados y requiere un total de 176 para constituir la mayoría absoluta que permitiría que Sánchez continúe como presidente. Pero incluso si sumara los votos de Unidas Podemos no alcanzaría a esa suma en una primera instancia.

Debería esperar hasta el jueves para una nueva votación, donde bastará obtener la mayoría simple. Con los diputados de Unidas Podemos, lo lograría. De no producirse esa situación, será necesario convocar a unas nuevas elecciones presidenciales, a celebrarse el próximo 10 de noviembre.

Algunas interpretaciones sugieren que, detrás del tira y afloje de Sánchez con Pablo Iglesias, se esconde la verdadera intención del PSOE: repetir elecciones nacionales y arrastrar hacia ese partido a los electores de Unidas Podemos, que se inclinarían hacia Sánchez como votos útiles ante la posibilidad de que la derecha vuelva a gobernar a España.

Un cuadro semejante también convendría al PP. Buscaría atraer, como voto útil, al electorado de Ciudadanos y de Vox, con un discurso contra la reelección de Sánchez, lo cual podría representar la mengua de los partidos emergentes del panorama político español.

El tema más sensible de la jornada tuvo que ver precisamente con la política electoral. Sánchez propone reformar la Constitución para que, en adelante, asuma el gobierno el partido que más votos obtenga en las elecciones y evitar, como ocurre ahora, repetirlas cuando no se llegue a pactos de gobierno con otras fuerzas políticas.

Se trataría de acabar con el ´bloqueo político´, que impide la conformación inmediata de gobierno y genera interinidades inconvenientes para España.

El discurso central de Sánchez recibió críticas de las diferentes agrupaciones políticas por su mínima e indirecta referencia al problema de la independencia catalana. Solo en las contrarréplicas se vio obligado a reparar en el asunto, sin mayor extensión ni profundidad.

Vox (de extrema derecha), que se mostró en la investidura como el mayor crítico de los independentistas, sostuvo que con un nuevo gobierno de Sánchez ganarían los separatistas.

Algunos analistas sostienen que es una estrategia del presidente en funciones por si tiene que recurrir a esos votos para continuar en el gobierno.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar