Putin viaja a Turquía para reforzar la cooperación sobre energía y Siria

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El presidente ruso, Vladimir Putin, inició el martes un viaje de dos días a Turquía donde lanzó, con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, un gran proyecto nuclear, símbolo de su acercamiento, antes de abordar la cuestión crucial sobre Siria.

«Asistimos a un momento realmente histórico», declaró el jefe de Estado turco en una ceremonia en Ankara con Putin para lanzar la construcción de la central nuclear de Akkuyu, en la región de Mersin, en el sur, por el gigante ruso Rosatom.

Los dos dirigentes, que desde hace más de un año han estrechado sus relaciones, se reunieron luego en privado, la víspera de una cumbre trilateral sobre Siria en la capital turca, a la que se sumará el presidente iraní, Hasan Rohani.

Confrontado a una grave crisis diplomática con los países de Occidente, tras el envenenamiento en Reino Unido del exespía ruso Serguéi Skripal, que Londres atribuye a Moscú, Putin fue acogido con gran pompa por Erdogan.

El jefe de Estado ruso, que efectúa en Turquía su primer viaje al extranjero desde su reelección para un cuarto mandato el 18 de marzo, llegó al palacio presidencial turco escoltado por guardias a caballo.

La construcción de la central de Akkuyu, por un coste estimado de 20.000 millones de dólares y cuyo primer reactor tendría que estar operativo en 2023, es el símbolo del acercamiento entre ambos países.

«Es difícil subestimar la importancia de este proyecto innovador» declaró Putin por su parte en Ankara. «Haremos todo lo posible para asistir juntos en 2023 a la ceremonia de lanzamiento de la nueva central», abundó.

– Estrecha colaboración –

Según Erdogan, los cuatro reactores de la central proveerán el 10% de la electricidad de Turquía, un país muy dependiente de la importación de hidrocarburos.

Este proyecto, postergado en varias ocasiones, quedó paralizado por las crisis diplomática desatada tras la destrucción por la aviación turca de un bombardero ruso en la frontera siria, en noviembre de 2015.

Pero desde entonces las relaciones han mejorado y Rusia y Turquía han dejado de lado sus diferencias para colaborar juntos sobre la cuestión siria, a pesar de que Moscú apoya al régimen de Bashar Al Asad y Ankara a la oposición.

«Cooperamos estrechamente con Rusia para poner fin rápidamente al terrorismo y a los enfrentamientos en Siria», declaró el martes Erdogan, que dijo estar «determinado a proseguir y reforzar aún más, cada día», esta colaboración entre Ankara y Moscú.

– Preocupaciones de la OTAN –

Putin y Erdogan, dos dirigentes de mano dura que mantienen tensas relaciones con Occidente, han ido reforzando desde hace más de un año sus vínculos. El año pasado, se reunieron en ocho ocasiones, sin contar las numerosas entrevistas telefónicas.

Muestra de este acercamiento, observado con desconfianza por los socios de Turquía en la OTAN, es el hecho de que Ankara se haya mantenido al margen de la expulsión coordinada por varios aliados de Reino Unido de diplomáticos rusos, a raíz del caso Skripal.

Sobre este tema, Erdogan declaró que rechaza actuar con Rusia «sobre la base de una alegación».

Otro tema que preocupa a la OTAN es el acuerdo que Turquía y Rusia afirman haber concluido sobre la adquisición por parte de Ankara de sistemas rusos de defensa S-400.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar