Putin logra una victoria aplastante en las presidenciales rusas

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El presidente Vladimir Putin, reelegido con una aplastante mayoría, la más importante en 18 años de poder, inicia su cuarto mandato fortalecido frente a las potencias occidentales que acusan a Moscú del envenenamiento del ex doble agente ruso en Inglaterra.

Putin, que desde 1999 está al mando de Rusia, como presidente o como primer ministro, dejará el cargo en 2024, cuando cumpla 72 años. Al ser consultado el domingo sobre una posible candidatura para esa fecha respondió: «¿Quedarme aquí hasta que tenga cien años? No».

Su victoria no tiene precedentes en sus 18 años en el poder, en unos comicios en los que la participación fue superior a la de las presidenciales de 2012.

La oposición y las oenegés denunciaron miles de irregularidades, con urnas llenas antes del voto o el traslado de trabajadores en autobús hasta colegios electorales presionados por sus jefes.

La Unión Europea lamentó las «violaciones y deficiencias» que denunciaron los observadores la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), especialmente la ausencia de competencia y las presiones sobre los opositores a Putin.

«La elección se desarrolló en un ambiente jurídico y político demasiado controlado, marcado por una presión continua sobre las voces críticas (…) Esperamos que Rusia aborde las violaciones y deficiencias informadas» por los observadores, dijo la UE en un comunicado.

Rusia ha vuelto al centro del tablero internacional al precio de un clima de tensión con los países occidentales que no se vivía desde el fin de la Guerra Fría.

– Dialogar si hay amor –

Este lunes, Putin dijo estar listo para dialogar con todos los países del mundo, pero advirtió que no todo dependía de ellos, «es como en el amor, se necesita que las dos partes vean un interés, si no, no hay amor»

El presidente reelecto, que durante la campaña se ufanó de las capacidades militares de su país y de sus misiles nucleares «invencibles», aseguró que este año y en 2019 Rusia reducirá los gastos militares.

A diferencia de los dirigentes de países aliados como China, India o Venezuela, los de las potencias occidentales tardaron el lunes en felicitar a Putin.

El presidente francés, Emmanuel Macron, que habló con Putin, le deseó «éxito en la modernización política, democrática, económica y social del país». Alemania hizo saber por su parte que la canciller Angela Merkel enviaría un telegrama a Putin.

El conflicto en Siria, la crisis ucraniana o las acusaciones de injerencia rusa en la elección de Donald Trump en Estados Unidos alimentan la confrontación este-oeste, que se acentuó la semana pasada cuando Londres acusó a Moscú de haber envenenado a un exespía ruso en Reino Unido.

El domingo, en su primera rueda de prensa tras la victoria, Putin aseguró que acusar a Rusia por ese caso es «un gran disparate» pero añadió que Moscú está «dispuesto a cooperar» con Londres en la investigación.

A pesar de ello el canciller británico, Boris Johnson, dijo el lunes que considera «cada vez más absurdos» los desmentidos de Rusia sobre su implicación.

– Un aliado difícil –

El Kremlin quiso relativizar las tensiones y el portavoz Dmitri Peskov dijo que «la sociedad está unida, no por algún tipo de ataque, sino para apoyar un proyecto de desarrollo del país».

Rusia «seguirá siendo un socio difícil», estimó no obstante el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas. «Pero necesitamos a Rusia para encontrar soluciones a los grandes problemas internacionales», añadió.

Putin recibió la felicitación del presidente chino Xi Jinping que aseguró que la relación entre ambos países está en su mejor momento. El venezolano Nicolás Maduro también le felicitó, igual que el boliviano Evo Morales.

Con el 99,8% escrutado, Putin logró el 76,67% de los votos, mucho más que el 63,6% que obtuvo en 2012, según la Comisión Electoral.

El candidato del Partido Comunista, Pável Grudinin, obtuvo el 11,79% de los votos, el ultranacionalista Vladimir Zhirinovski 5,66% y la periodista cercana a la oposición liberal Xenia Sobchak 1,67%.

Los comicios se celebraron simbólicamente en el cuarto aniversario de la ratificación de la anexión de Crimea por parte de Rusia.

La participación, de 64,7%, levemente superior a la de 2012, se explica en parte por los esfuerzos del Kremlin para movilizar a los electores en una elección sin suspenso.

La oposición rusa, liderada por Alexéi Navalni, inhabilitado hasta 2024 y que pidió boicotear los comicios, acusa a las autoridades de falsear la participación recurriendo a fraudes como rellenar urnas u organizar el transporte masivo de electores a los colegios electorales.

La ONG rusa Golos registró casi 3.000 irregularidades.

La presidenta de la Comisión Electoral, Ela Pamfílova, aseguró en una intervención el lunes en directo por televisión que, a pesar de algunos casos de fraude, los comicios fueron «transparentes».

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar