Primer ministro de Japón ignoraba que se falsificaron documentos oficiales, según testigo clave

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Un responsable japonés, en el corazón de un escándalo de favoritismo y de modificación de documentos oficiales que hizo desplomarse la popularidad del gobierno, aseguró el martes que el primer ministro Shinzo Abe no estaba implicado en las falsificaciones.

En una declaración ante el Parlamento, retransmitida en directo por televisión, Nobuhisa Sagawa declaró que solo su departamento del ministerio de Finanzas participó en las modificaciones de documentos relativos a una venta inmobiliaria controvertida.

«Es una cuestión que solo afecta a la oficina de finanzas [del ministerio] […] nunca hemos informado a nadie de fuera de la oficina de finanzas […] ni, todavía menos, a los servicios del primer ministro», afirmó Sagawa, de 60 años, en su primera declaración, bajo juramento.

El responsable, que dimitió a principios de marzo, añadió que ni Abe ni su jefe de gabinete solicitaron que se alteraran los documentos en cuestión.

Su testimonio llegó tras la publicación de varios sondeos realizados este fin de semana, y que muestran una bajada de la popularidad de Shinzo Abe, cuya dimisión reclama la oposición.

El escándalo está relacionado con la venta, a un precio rebajado, de un terreno perteneciente al Estado en 2016 al gerente de un jardín de infancia, nacionalista. Allí debía construirse una escuela y el director decidió que la esposa de Abe fuera la directora honorífica del establecimiento. Más tarde, el primer ministro declaró que su mujer había aceptado el puesto «a regañadientes» y que luego «dimitió».

Muchos sospechan que el trato de favor fue posible gracias a la relación privilegiada del director del jardín de infancia con las altas esferas. El caso estalló el año pasado pero recientemente se puso de actualidad con la revelación de unos cambios aparecidos en los documentos de la transacción.

Diputados de la oposición publicaron extractos de los documentos originales y de su versión modificada, en los que ya no aparecían los nombres de Shinzo Abe ni de su mujer ni de Taro Aso, el ministro de Finanzas.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar