Presidente israelí se reunirá con Netanyahu y Gantz al mismo tiempo

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El presidente israelí se reunirá con el primer ministro, Benjamin Netanyahu, y su principal oponente, Benny Gantz, al mismo tiempo este lunes para intentar que sus partidos formen un Gobierno de unión tras las elecciones de la semana pasada.

Este encuentro clave llega después de que los resultados de los comicios, en el que las formaciones de Gantz y Netanyahu quedaron muy parejas, pusieran en peligro la permanencia de este último en el cargo.

El presidente, Reuven Rivlin, anunció en un comunicado que invitó a ambos a reunirse con él, juntos, este lunes por la noche, mientras estudia a quién encomendará la tarea de formar gobierno.

Previamente, Rivlin consultó a las distintas formaciones políticas con representación en el Parlamento, para escuchar sus recomendaciones sobre quién debería formar el próximo gobierno.

El partido Azul-blanco (centro) de Benny Gantz recabó 33 escaños en los comicios del 17 de septiembre, mientras que el Likud de Benjamin Netanyahu (derecha) obtuvo 31 diputados.

Tanto Netanyahu como Gantz defendieron la formación de un gobierno de unión. Sin embargo, Gantz afirmó que él debería liderarlo, porque su partido quedó primero en las elecciones.

La situación incluso dio lugar a especulaciones sobre la celebración de nuevas elecciones, que serían las terceras en un año, pero Rivlin sostuvo que hará cuanto esté en su mano para evitar la convocatoria a nuevos comicios.

Este lunes, Netanyahu reiteró su llamado a Gantz para formar un ejecutivo de unión, consciente de su incapacidad para formar una coalición de derecha, como esperaba poder hacer.

«El único gobierno que puede formarse en estas condiciones es uno grande, de unión, entre nosotros», dijo Netanyahu durante una reunión con diputados del Likud. «La única manera de alcanzarlo es sentarse y hablar», señaló.

En busca de una coalición ‘estable’

Rivilin afirmó que quiere que el Likud y Azul-blanco configuren un gobierno de unión a través de una coalición «estable», pero cómo conseguirlo sigue siendo una incógnita.

El fin de la era Netanyahu podría suponer un antes y un después en la política israelí. Fue primer ministro durante más de 13 años, todo un récord, pero también podría tener que hacer frente, en las próximas semanas, a cargos por corrupción, en tanto su audiencia judicial está prevista para principios de octubre.

El encuentro tendrá lugar un día después de que la Lista Unida de los partidos árabes rompieran con la actitud que mantuvieron en el último cuarto de siglo y decidieran apoyar a un candidato a primer ministro, en este caso, a Benny Gantz.

Al anunciar su decisión, la alianza árabe quiso recalcar que lo hacían para ayudar a expulsar a Netanyahu del poder, y no porque vayan a apoyar necesariamente las políticas de Benny Gantz.

La Lista Unida de partidos árabes obtuvo 13 diputados y se convirtió en la tercera fuerza política en el Parlamento. Se espera que Rivlin designe a un candidato para formar gobierno el próximo miércoles, cuando le entreguen los resultados definitivos de las elecciones.

La persona escogida tendrá 28 días para formar un ejecutivo, con una posible prórroga de dos semanas. Si no lo logra, Rivlin podrá encomendarle la tarea a otro candidato. Durante las consultas del presidente, Gantz obtuvo el apoyo de 54 diputados, mientras que a Netanyahu lo respaldaron 55.

Pero estos apoyos no incluyen al exministro de Defensa Avigdor Lieberman, un nacionalista laico líder del partido Beiteinou, que de momento no ha dado su apoyo a ningún candidato y que podría acabar teniendo la llave de gobierno. Tampoco se incluyen a tres diputados de una de las formaciones de la Lista Unida que descartaron apoyar a Gantz.

Contenido tomado de: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar