Presidente español llama al líder catalán y ambos acuerdan «verse muy pronto»

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El nuevo presidente español, Pedro Sánchez, llamó este viernes al líder del gobierno independentista catalán, Quim Torra, y ambos convinieron en «verse muy pronto», explicó una fuente del Ejecutivo catalán a la AFP.

El tono de la conversación ha sido «muy cordial», y «han quedado en verse muy pronto», aseguró esa fuente.

Sánchez ya había realizado antes su primer gesto hacia el independentismo catalán levantando la intervención financiera del ejecutivo regional, aunque advirtió que la celebración de un referéndum de autodeterminación está «fuera» de la negociación.

En un gesto para la «normalización» de las relaciones entre Barcelona y Madrid, la portavoz gubernamental Isabel Celaá anunció que el gobierno regional del independentista Quim Torra no requerirá la autorización del ministerio de Hacienda para pagar a sus proveedores.

«Hemos determinado que se den instrucciones a los bancos para que el gobierno de Cataluña pueda abordar los pagos que le corresponden sin necesidad de pasar por la supervisión de Hacienda del gobierno de España», anunció Celaá en una rueda de prensa tras la primera reunión del ejecutivo.

La medida fue decretada en septiembre de 2017 por el anterior gobierno conservador de Mariano Rajoy para evitar que el ejecutivo catalán entonces dirigido por Carles Puigdemont sufragara el referéndum ilegal de autodeterminación celebrado el 1 de octubre.

A partir de ahora, el gobierno catalán solo deberá enviar un informe mensual sobre sus gastos a Madrid.

Sánchez, que tumbó a Rajoy con una moción de censura apoyada entre otros por los independentistas catalanes, tiene previsto reunirse con los presidentes de las 17 regiones españolas, explicó Celaá.

Pero preguntada sobre la celebración de un referéndum de autodeterminación como reclaman los independentistas catalanes, la portavoz fue tajante: está «absolutamente fuera» de la agenda de negociación, afirmó.

Abiertos también a un diálogo con Madrid que fue casi inexistente bajo el mandato de Rajoy, los independentistas parecen haber rebajado ligeramente sus pretensiones y renunciar por ahora a la secesión unilateral intentada en octubre.

El mismo Carles Puigdemont, que meses atrás preconizaba la máxima «o referéndum o referéndum» como condición para negociar con Rajoy, abría este viernes la puerta a apartar esa exigencia.

«El referéndum es la expresión de un derecho que tiene el pueblo de Cataluña a la autodeterminación. Si el gobierno español cree que este derecho se puede ejercer de otra manera, siempre le hemos dicho que estamos dispuestos a escuchar», dijo a la radio catalana Rac1.

En Alemania, a la espera del veredicto judicial sobre su extradición a España, Puigdemont delegó en Torra la presidencia regional pero mantiene su influencia en el movimiento independentista.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar