Masacre en Nueva Zelanda cuestiona controles de YouTube y Facebook

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Cualquiera que use redes sociales lo sabe. Subir un video que incluya parte de una canción o un segmento de una película es arriesgarse a verlo bloqueado en cuestión de minutos. ¿Cómo es posible, entonces, que un neonazi con armas automáticas pueda transmitir en vivo una masacre en la que cobró las vidas de casi medio centenar de personas, sin que ninguna de las redes más importantes del mundo haya actuado para impedir que ese contenido se viralice?

La celeridad que no se vio para desmontar los contenidos replicados sí la exhibieron Facebook, Twitter y YouTube para señalar que actuaron «rápidamente» para eliminar el video original. Lo cierto es que al momento de redactar este artículo, varias horas después de los hechos y de haber sido cargadas en la cuenta de Facebook del presunto autor del ataque, usuarios de todo el mundo siguen reportando que las imágenes siguen siendo disponibles.

También el manifiesto de odio del sospechoso, en el que señala su admiración por el presidente de EE. UU., Donald Trump, y su desprecio por todos los musulmanes, sigue publicado en numerosas páginas.

En respuesta, YouTube dijo que está «trabajando y haciendo un seguimiento para eliminar cualquier contenido violento». «Nuestros corazones están destrozados por la terrible tragedia de hoy en Nueva Zelanda», dijo YouTube, operado por Google, en una publicación de Twitter.

Facebook también emitió un comunicado rápidamente para contener las consecuencias. «La Policía nos alertó sobre un video en Facebook poco después de que comenzara la retransmisión en vivo y eliminamos rápidamente las cuentas de Facebook e Instagram del atacante», dijo la empresa en su cuenta de Twitter. «También estamos eliminando cualquier elogio o apoyo al crimen y al autor o autores tan pronto como tenemos conocimiento», anota.

Felix Arvid Ulf Kjellberg, quien usa el apodo de PewDiePie, dijo en Twitter que le causa «una repulsión absoluta» que el atacante de Nueva Zelanda pronunciase su nombre.

La AFP analizó una copia del video publicado en Facebook Live, que muestra a un hombre blanco de pelo corto yendo en coche hasta la mezquita Masjid al Noor. Cuando entra en el lugar empieza a disparar. En algunos casos, el momento en el que las víctimas son abaleadas es registrado en primer plano. El clip evoca la estética de los videojuegos de disparos en primera persona.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar