Más de un centenar de migrantes huyen de un campo controlado por traficantes

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Más de un centenar de migrantes huyeron esta semana de un campo controlado por traficantes de personas, en la ciudad de Bani Walid, en el noroeste de Libia, según fuentes locales y organizaciones internacionales.

Los migrantes originarios de Eritrea, Etiopía y Somalia se escaparon el miércoles por la noche y se refugiaron en una mezquita de la ciudad, donde recibieron ayuda de la población y de asociaciones locales.

Una veintena de migrantes fueron hospitalizados debido a heridas causadas por actos de tortura, indicó el hospital de Bani Walid.

La oenegé Médicos Sin Fronteras (MSF) aseguró, citando el testimonio de supervivientes, que unos 15 migrantes murieron y 25 resultaron heridos durante su huida.

Fuentes locales y otras organizaciones humanitarias no pudieron confirmar este balance de víctimas.

Según MSF, siete de los 25 heridos hospitalizados tenían graves lesiones por bala, y muchos llevaban las huellas de los malos tratos recibidos y cicatrices de viejas heridas mal curadas.

Bani Walid, situada a 170 kilómetros al sureste de la capital, Trípoli, es un lugar de tránsito para los migrantes clandestinos que se dirigen hacia la costa, más al norte.

La localidad cuenta con una veintena de centros ilegales de detención, según un responsable local.

Esas instalaciones están gestionadas por milicias que secuestran a los migrantes en las ciudades y los torturan antes de telefonear a sus familias para exigirles el pago de un rescate, según fuentes locales y oenegés.

Ese tráfico se ha convertido en un comercio lucrativo para varias milicias que crearon una red muy organizada, con ramificaciones en países africanos para las transferencias de fondos.

Libia vive presa del caos y la inseguridad desde la caída del régimen del fallecido Muamar Gadafi en 2011.

El país africano es a menudo objeto de denuncias por la explotación y los malos tratos infligidos a los migrantes subsaharianos.

La mayoría de estos llega a Libia para intentar la peligrosa travesía del Mediterráneo hacia Italia, el país de la Unión Europea más cercano a Libia.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar