Los investigadores belgas se centran el perfil del autor del ataque de Lieja

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Los investigadores belgas intentaban este miércoles descifrar el perfil de Benjamin Herman, un delincuente reincidente que se radicalizó en prisión, que fue abatido el martes después de haber asesinado a tres personas, dos de ellas policías, un caso que la justicia está tratando como un posible atentado «terrorista».

La fiscalía federal belga, encargada de los casos de terrorismo, asumió la investigación, «ya que existen elementos que van en la dirección de un atentado terrorista», indicó su portavoz, Eric Van Der Sypt.

La fiscalía tiene previsto una conferencia de prensa en la mañana de este miércoles para aportar más precisiones.

El autor del triple asesinato identificado como Benjamin Herman y nacido en 1982, estaba fichado por sus contactos con islamistas radicales y se habría radicalizado a lo largo de sus estancias en prisión, indicó a la AFP una fuente próxima a la investigación.

Los hechos se produjeron durante la mañana del martes en una gran arteria del centro de Lieja, una ciudad situada a unos 40 kilómetros de la frontera alemana y terminaron con la muerte del agresor a manos de la policía tras tomar brevemente como rehén a la empleada de un centro educativo.

Un video aficionado muestra al autor gritando «Allahu Akbar» (Alá es grande) mientras camina, sin que esta versión haya sido confirmada por las autoridades. Y la autora del video le responde: «lárgate de aquí» y lo insulta.

En otro video no profesional, pareciera que el asaltante grita «Allahu Akbar» al tiempo que ataca a los agentes.

– Contacto con un islamista –

Hacia las 10H30 (08H30 GMT), el individuo, «armado con un arma blanca», «agredió por detrás» a dos agentes, a quienes profirió «varias cuchilladas» y tomó «sus armas de servicio», explicó el fiscal belga Philippe Dulieu, en una rueda de prensa.

Tras haberse hecho con las armas de fuego, el atacante disparó y mató a ambas agentes, así como a un joven de 22 años que ocupaba el asiento de pasajero de un vehículo estacionado en las inmediaciones.

A continuación, penetró en el centro educativo Léonie de Waha, «donde tomó como rehén a una trabajadora». Los policías abatieron al autor cuando salió de este centro disparando contra los agentes, precisó.

«Su objetivo no era matar en una escuela, sino atacar a policías, la institución, el Estado de Bélgica», indicó el jefe de la policía local, Christian Beaupere, en un intento de tranquilizar a los ciudadanos de esta ciudad de 200.000 habitantes.

Las dos agentes fallecidas tenían 45 y 53 años. La más joven, cuyo fallecimiento deja huérfanas a dos gemelas de 13 años, entró en la policía en 1994, mientras que la segunda trabajaba en Lieja desde 2010 y tenía un hijo de 25 años. La tercera víctima estaba a punto de obtener su diploma de maestro.

Benjamin Herman, descrito como un delincuente condenado en varias ocasiones por robo, violencia y tráfico de estupefacientes, estaba encarcelado desde 2003 pero el martes gozaba de un permiso para se produjeron los hechos.

En el pasado había sido beneficiado en cerca de 20 ocasiones con permisos que se habían desarrollado sin incidentes, dijo el ministro belga de Justicia Koen Geens citado por la agencia de prensa Belga.

Según una fuente cercana a la investigación consultada por la AFP, Benjamin Herman, estaba fichado por la policía por haber estado en contacto durante su presidio en Lantin (este) con un prisionero islamista que influyó en su radicalización.

Bélgica fue blanco de un atentado terrorista reivindicado por la organización yihadista Estado Islámico (EI) en marzo de 2016, en el que perdieron la vida 32 personas en el metro y aeropuerto de Bruselas.

El OCAM, organismo belga que evalúa la amenaza terrorista, decidió este martes mantener el nivel de alerta 2, correspondiente a una amenaza «improbable» y en el que se encuentra desde enero tras tres años principalmente en nivel 3.

El último ataque considerado como «terrorista» se produjo en agosto, cuando un hombre de 30 años de origen somalí atacó con un cuchillo a dos soldados al grito de Allahu Akbar en el centro de Bruselas. Un soldado resultó herido leve y el autor fue abatido.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar