La presidenta del Senado explora las posibilidades de formar gobierno en Italia

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

La presidenta del Senado italiano, Elisabetta Alberti Casellati, fiel amiga y abogada de Silvio Berlusconi, fue encargada oficialmente este miércoles de explorar las posibilidades de formar un gobierno en Italia ante el bloqueo político en que se encuentra el país tras las elecciones de marzo.

La senadora deberá involucrar a los dos vencedores de las elecciones del 4 de marzo: la coalición de derecha y la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas, las cuales tienen exigencias y programas distintos.

«Acepto con espíritu de servicio», declaró la presidenta del Senado, del partido de centro-derecha Fuerza Italia y considerada «la más fiel» amiga del magnate y ex primer ministro Silvio Berlusconi.

La decisión de encargar a la presidenta del Senado de mediar entre las dos partes fue tomada por el presidente de la República, Sergio Mattarella, tras el complejo resultado de las legislativas en las que ningún partido obtuvo la mayoría parlamentaria necesaria para dirigir el país.

Alberti Casellati, de 71 años, ha sido encargada de «verificar la existencia de una mayoría parlamentaria entre los partidos de la coalición de la derecha y el Movimiento 5 Estrellas» y de constatar si los dos campos pueden apoyar a un jefe del gobierno, explicó a la prensa el secretario de la presidencia de la República.

El llamado mandato «exploratorio» tiene un límite de tiempo ya que la senadora deberá informar el viernes sobre sus consultas.

El objetivo es resolver la cuadratura del círculo entre Luigi di Maio, de 31 años, líder del Movimiento 5 Estrellas, primer partido de Italia con más del 32% de los votos en las legislativas y Matteo Salvini, de 45 años, líder de la xenófoba Liga y a su vez líder de la coalición de derecha formada por cuatro partidos, la cual obtuvo el 37% de los votos.

Los dos aseguran estar preparados para gobernar, aunque Di Maio exige que la Liga rompa su alianza con Berlusconi, a lo que se niega Salvini.

El magnate y ex primer ministro es uno de los mayores obstáculos, ya que el M5E lo considera como el representante de la vieja casta política que tanto combate.

«El tiempo está por acabarse. Propongo a la Liga, y no a todo el centro-derecha, un contrato para gobernar Italia como se hizo en Alemania. Un contrato que además le da la oportunidad a Salvini de realizar las promesas que hizo durante la campaña electoral», declaró Di Maio tras reunirse con Alberti Casellati.

Salvini representa el 17% de los votos de la coalición de derecha, y hasta ahora se ha negado a romper con el anciano multimillonario, el cual no está dispuesto a ceder terreno pese a la edad (81 años) y a que está inhabilitado judicialmente para ejercer un cargo público.

Alberti Casellati, elegida en marzo como presidenta del Senado, convirtiéndose en la primera mujer que llega a ese importante cargo, deberá reunirse también con Salvini.

Senadora de Forza Italia desde 1994 fue reelegida en las elecciones de 2001, 2006, 2008 y 2013. Experta en divorcios y derecho eclesiástico, ha defendido a Berlusconi en varios de sus numerosos líos judiciales.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar