La policía de Nueva Zelanda investiga las acusaciones de envenenamiento de un exespía ruso

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

La policía neozelandesa anunció el jueves que estaba investigando las acusaciones de un exagente doble ruso que afirma que un desconocido intentó envenenarlo en una calle de Auckland en 2006.

Boris Karpichkov explicó el incidente a la televisión británica esta semana, después del envenenamiento del exespía Serguéi Skripal y de su hija Yulia, víctimas de un ataque con un agente neurotóxico de grado militar, de fabricación rusa, en Salisbury, en el suroeste de Inglaterra.

Este incidente provocó una crisis diplomática entre Londres y Moscú.

En aquella época, Karpichkov intentaba pasar desapercibido en Nueva Zelanda. Había desertado a Gran Bretaña tras un conflicto con sus superiores en Moscú.

Explicó que se encontraba en Queen Street, una calle principal de Auckland, y que un mendigo se le acercó. «Enseguida, sentí como una especie de polvo que me había tirado en la cara. Y [el mendigo] simplemente se alejó a pie», declaró en Good Morning Britain.

El exespía afirma que que se mareó inmediatamente y que por la noche tuvo una erupción cutánea. Declaró que, tras los hechos, padeció problemas de salud y que perdió 30 kilos en los dos meses siguientes.

La policía neozelandesa anunció que había abierto una investigación sobre Karpichkov, que colaboró con los servicios de inteligencia rusos y lituanos simultáneamente antes de huir a Gran Bretaña a finales de los años 1990.

«La policía sabe que Karpichkov se encontraba en Nueva Zelanda entre junio de 2006 y octubre de 2007. Examinamos nuestros archivos para evaluar las informaciones que podamos tener sobre Karpichkov. Habida cuenta de la antigüedad del caso, probablemente necesitaremos tiempo para esta llevar a cabo esta evaluación».

El exespía también dijo que, antes del ataque contra Serguéi Skripal, se había enterado de que ambos estaban en una lista negra de ocho hombres, destinados a ser asesinados, de los servicios secretos rusos.

La primera ministra británica, Theresa May, anunció la expulsión de 23 diplomáticos y la congelación de contactos bilaterales con Rusia tras haber declarado a Moscú «culpable» del envenenamiento del exespía ruso en su territorio.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar