La OPAQ se reúne por una nueva disputa entre Moscú y Occidente

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) se reúne este miércoles, al día siguiente de que un laboratorio británico reconociera no tener pruebas de que la sustancia utilizada contra un exespía ruso en Inglaterra proviniera de Rusia.

La reunión se celebrará en el edificio de la OPAQ, en La Haya, en medio de fuertes medidas de seguridad, a petición de Moscú, que desea «disipar las acusaciones sobre el incidente de Salisbury».

Días después del envenenamiento de Serguéi Skripal y de su hija Yulia, ocurrido el 4 de marzo en Salisbury (suroeste de Inglaterra), la jefa de gobierno británica, Theresa May, acusó a Moscú, considerando que se trataba de «la única explicación plausible».

El Kremlin siempre ha negado su implicación y el presidente ruso, Vladimir Putin, afirmó el martes que esperaba que la reunión de la OPAQ permitiera poner «punto final» a la investigación.

Los representantes de los 41 Estados miembros de la organización se reunirán a partir de las 10H00 (08H00 GMT) para un nuevo enfrentamiento diplomático en lo que ha devenido una de las peores crisis diplomáticas entre Rusia y Occidente desde la Guerra Fría.

Desde el incidente de Salisbury, no han dejado de correr las acusaciones y las represalias entre Moscú y Londres.

«Esta iniciativa rusa es una nueva táctica de distracción, destinada a socavar el trabajo de la OPAQ» en su investigación, reaccionó el ministerio británico de Relaciones Exteriores en un comunicado.

– Sin pruebas –

Londres había pedido a la OPAQ que comprobara «el análisis del gobierno» británico. Sus expertos acudieron al Reino Unido para obtener muestras de la sustancia utilizada en el envenenamiento, que serán analizadas en laboratorios internacionales independientes.

El laboratorio especializado británico que analizó la sustancia empleada contra Skripal y su hija afirmó el martes que no tenía pruebas de que esta procediera de Rusia.

«Hemos sido capaces de identificar que se trata de Novichok, de identificar que era un agente neurotóxico de tipo militar», afirmó el jefe del laboratorio militar de Porton Down, Gary Aitkenhead, en una entrevista con Sky News.

Pero «no hemos identificado su origen exacto», agregó.

El gobierno británico no tardó en reaccionar. «Sabemos que Rusia ha buscado, durante la última década, los medios de producir agentes neurotóxicos con fines de asesinato, y produjo y almacenó pequeñas cantidades de Novichok», afirmó un portavoz del ejecutivo en un comunicado.

– Desviar la atención –

Londres considera que la responsabilidad de Rusia en el envenenamiento de Skripal es «la única explicación plausible» pese a que Moscú lo haya negado repetidamente.

El ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguéi Lavrov, declaró el lunes que Londres podría estar detrás del envenenamiento, movido por el «interés» en desviar la atención de sus electores y afirmar su potencia en medio de unas negociaciones del Brexit difíciles.

En total, Reino Unido y sus aliados -especialmente de la Unión Europea y de la OTAN- anunciaron más de 150 expulsiones de diplomáticos rusos de sus territorios. Rusia respondió aplicando medidas idénticas en un número equivalente de diplomáticos de esos países.

Tras haber expulsado, el 17 de marzo, a 23 diplomáticos británicos y cerrado el consulado británico en San Petersburgo, así como el British Council de Rusia, Moscú solicitó el sábado a Londres que redujera su cuerpo diplomático en más de 50 personas para que sus misiones fueran equivalentes.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar