La independentista catalana Clara Ponsatí dice confiar en la justicia escocesa

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

La exconsejera del gobierno catalán Clara Ponsatí, instalada en Escocia y bajo una euroorden emitida por España por su papel en la fallida declaración de independencia, asegura confiar en la justicia escocesa, en una entrevista publicada este domingo por el Sunday Herald.

Ponsatí dice esperar la decisión sobre su posible extradición, prevista dentro de varias semanas, «con una mezcla de determinación y confianza».

«Tengo esperanza en que la justicia se impondrá, pero las violaciones de los derechos humanos cometidas por las autoridades españolas no tienen precedentes, se agravan día a día», asegura.

«Estoy cansada del mal del que son capaces en su cruzada sin piedad para aplastar la voluntad de libertad de los catalanes», añade.

Tras la emisión de la orden europea de detención, Ponsatí se entregó el 28 de marzo a la policía escocesa y quedó en libertad provisional.

Igual que otros líderes catalanes, Ponsatí se fue a Bélgica el 30 de octubre de 2017, tras la destitución del ejecutivo regional catalán, ahora bajo control del gobierno central de Madrid, a raíz de la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre.

Ponsatí se instaló luego en Escocia, donde trabaja como profesora de Economía en la universidad St Andrews, y donde recibió el apoyo de los miembros del Partido Nacionalista Escocés (SNP), que aspira a la independencia de Escocia.

La exconsejera está acusada de rebelión y malversación, unos cargos que acarrean hasta 35 años de prisión.

Su abogado, Aamer Anwar, declaró al Sunday Herald que su equipo examinó la euroorden y no encontró ningún elemento preciso que pueda ser castigado por la ley escocesa.

«España acusa a Clara de un gran número de actos criminales, pero, según los catalanes, se trata de actos políticos protegidos por la liberad de pensamiento, la libertad de expresión y la libertad de asociación», declara su abogado.

«La orden de detención se refiere a actos de violencia abstractos y a la movilización de masas violentas, pero no menciona en ninguna parte un solo acto de violencia o de incitación imputables a Clara», añade.

El abogado también teme que si «fuera encarcelada en Madrid, España no podría y no garantizaría la seguridad de Clara y se expondría a una amenaza real a su vida, ya sea de las autoridades o de otros presos».

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar