Justicia belga fija para el miércoles vista sobre la euroorden contra exconsejeros catalanes

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

La justicia belga fijó para el próximo miércoles la audiencia sobre la euroorden cursada por España contra los exconsejeros catalanes Meritxell Serret, Antoni Comín y Lluís Puig por su papel en la fallida declaración de independencia de 2017.

«La audiencia tendrá lugar el próximo miércoles 18 de abril a las 09H00 (07H00 GMT)», indicó a la AFP una fuente del tribunal de primera instancia flamenco de Bruselas. La fiscalía confirmó en un comunicado la fecha, precisando que la vista tendrá lugar a puerta cerrada.

La justicia belga examina así por segunda vez una petición de extradición contra los políticos catalanes. Tras retirar la primera euroorden cursada en diciembre, el juez de instrucción del Tribunal Supremo español, Pablo Llarena, decidió reactivarla a finales de marzo tras redefinir los delitos.

Comín, exconsejero de Sanidad del entonces gobierno regional del presidente Carles Puigdemont, es el único de los tres que une la acusación de rebelión a la de malversación. La exconsejera de Agricultura y su par de Cultura enfrentan por su parte las acusaciones de malversación y desobediencia.

En la primera vista, presidida por el mismo juez según la fuente judicial, no se espera ninguna decisión. Tanto la fiscalía como la defensa podrían pedir ese mismo día un aplazamiento para estudiar el caso, si bien por el momento «no hubo ninguna solicitud», según la misma fuente.

El juez belga debe ahora estudiar la petición enviada por España y decidir si extradita a los políticos independentistas y en virtud de qué cargos. A la espera de la decisión, la justicia decidió el 5 de abril dejarlos en libertad condicional.

En Alemania, un tribunal del Estado de Schleswig-Holstein decidió por su parte poner en libertad condicional a Puigdemont tras rechazar por el momento la acusación de rebelión y mientras sigue estudiando el delito de malversación de fondos.

La decisión judicial representó un revés para las autoridades españolas ya que, en virtud de esta herramienta de cooperación judicial en la UE, Puigdemont sólo podría ser juzgado en España por los cargos retenidos por el juez alemán.

De confirmarse la extradición únicamente por malversación de fondos, que en su forma agravada acarrea 12 años de cárcel, Puigdemont se libraría de ser encausado por rebelión, un delito penado en España con hasta 30 años de prisión.

La exconsejera de Educación Clara Ponsatí, residente en Escocia, también se enfrenta a una euroorden contra ella por los mismos delitos que Puigdemont y Comín. En su caso, la justicia británica dijo este jueves que no tomará una decisión al menos hasta agosto, según su abogado.

Los cinco políticos se trasladaron inicialmente a Bélgica a fines de octubre de 2017, tras la destitución del ejecutivo regional catalán, ahora bajo control del gobierno central de Madrid, a raíz de la declaración unilateral de independencia del 27 de octubre.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar