Extrema derecha y sus detractores se encaran en manifestaciones en Berlín

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Miles de antirracistas, izquierdistas y amantes de la música tecno, llenaban este domingo las calles de Berlín domingo para enfrentar una manifestación convocada por el partido de extrema derecha AfD, con un importante despliegue policial para mantener el orden.

Unidos bajo el lema «No al odio», los contramanifestantes afirmaron que buscaban arruinar la marcha del partido antiinmigrantes y antiislam Alternativa para Alemania (AfD).

Pero miembros del AfD han acusado a algunos rivales de amenazar con usar la violencia.

Poco después del mediodía, alrededor de mil simpatizantes del AfD se congregaron en la principal estación ferroviaria de Berlín para el inicio de su marcha «por el futuro de Alemania», que estaba previsto que finalizase en la emblemática Puerta de Brandenburgo.

Muchos de ellos ondeaban la bandera negra, roja y dorada de Alemania o llevaban globos azules, el color del AfD.

La marcha supone la primera demostración pública de fuerza del grupo nacionalista desde que se convirtió en el principal partido de la oposición.

Estba previsto que se dirijan a la multitud los máximos responsables del AfD, Joerg Meuthen y Alexander Gauland, que critican continuamente la decisión de la canciller, Angela Merkel, de permitir la entrada de un gran número de refugiados, principalmente musulmanes, en el momento cúlmine de la crisis de los migrantes en Europa.

«Vine hoy porque no podemos seguir así con Merkel», dijo Christian Neubauer, un miembro de 47 años del AfD.

«No puede ser que el gobierno malgaste todo este dinero en refugiados mientras nuestros mayores viven en la pobreza», añadió.

Después de estimar que reunirían a 10.000 simpatizantes del AfD, los organizadores bajaron las expectativas y situaron la cifra entre «al menos 2.500-5.000».

El líder del AfD en Berlín, Georg Pazderski, dijo antes de la marcha que muchos temían ser «estigmatizados» por mostrar su simpatía por el partido, incluso después de que alcanzara casi el 13% de los votos y consiguiera sus primeros escaños en el Parlamento en las elecciones del año pasado.

– Contramanifestaciones –

Mientras tanto, también en el centro de Berlín, unas 3.000 personas se reunían en una contramanifestación, cuyos organizadores dijeron que querían minimizar la demostración de la extrema derecha.

«No dejaremos las calles al AfD», dijo Nora Berneis de la alianza «No al odio, no al AfD», que agrupa a partidos políticos, sindicatos, agrupaciones estudiantiles, abogados de migrantes y organizaciones de la sociedad civil.

Una de las contramanifestaciones más coloridas fue organizada por unos 100 clubs de la legendaria escena tecno berlinesa, que usaban barcos y flotadores en el río Spree y un convoy de camiones con DJ’s para «bajar de nivel» al AfD.

«La cultura club de Berlín es todo lo que no son los nazis», dijeron en un comunicado.

«Somos progresistas, feministas, antirracistas, inclusivos, coloridos y tenemos unicornios».

Más de 13.000 amantes de la música ‘dance’ afirmaron que asistirían, de acuerdo a la página del evento en Facebook.

Aunque se espera que la amplia mayoría de las contramanifestaciones sean pacíficas, miembros del movimiento de extrema izquierda Antifa llamaron al «caos» en su página web, pidiendo a los simpatizantes «sabotear la marcha del AfD con todos los medios necesarios».

La policía de Berlín ha desplegado 2.000 agentes, llegados de toda Alemania, para evitar enfrentamientos y cualquier intento de «bloquear el derecho a la libertad de expresión».

La dirigente de los Verdes Renate Kuenast recibió una gran cantidad de mensajes cuando colgó un video en Facebook pidiendo a la gente acudir a las manifestaciones antiAfD, algunos de esos comentarios incluían amenazas de violación y peticiones de que se suicide.

– Capitalizar la ira –

Fundado en 2013 como un partido antieuro, el AfD saltó a la palestra capitalizando la ira generalizada por la llegada de más de un millón de solicitantes de asilo a Alemania desde 2015.

En la actualidad cuenta con 90 escaños en el Bundestag, donde su presencia ha cambiado el tono del debate.

Precisamente este mes, la colíder del AfD, Alice Weidel, recibió un reproche formal del presidente del Parlamento por describir a los inmigrantes como «mujeres con pañuelo en la cabeza, demandantes de bienestar, hombres con cuchillos y otras personas buenas para nada».

La coalición del gobierno de Merkel, de derecha e izquierda moderada, respondió al auge del AfD con una restricción en las políticas de asilo, pero el partido continúa creciendo en los sondeos.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar