[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Una fuga se registró a las cinco de la tarde en un ducto de la petrolera estatal mexicana Pemex en la comunidad de San Primitivo en el municipio de Tlahuelilpan Hidalgo a donde cientos de pobladores llegaron con garrafones para llevarse el combustible que se había acumulado en las zanjas.

Al estallar, el combustible creó una especie de barrera de fuego donde se encontraba la mayor cantidad de personas. Las autoridades creen que es posible que hayan más personas fallecidas pues era el sitio donde había más combustible.

El alcalde del municipio, Juan Pedro Cruz, dio su declaración a los medios. La fuga se registró a las 17.00 hora local, cuando llegó el Ejército mexicano acordonaron la zona pero no pudieron controlar a unas 200 personas que rompieron el cerco y tomaron el combustible. Afirmó que pese a la advertencia hecha por los agentes hicieron caso omiso y ocurrió la tragedia.

«Lamento mucho la grave situación que se padece en Tlahuelilpan por la explosión de un ducto. Estoy en Aguascalientes y, desde que el director de Pemex y el secretario de la Defensa me informaron, di instrucciones para que se controle el fuego y se atienda a las víctimas», escribió el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador en un mensaje de Twitter.

Se implementó el Plan DN-III (Plan de Auxilio a la Población Civil en Casos de Desastre) y los heridos fueron trasladados a los hospitales y clínicas particulares.

Mientras ocurre esta tragedia, varios estados mexicanos continúan con problemas de desabastecimiento de combustibles. Ya se cumplen dos semanas desde el inicio de la crisis debido al persistente sabotaje de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), que impide un restablecimiento total del suministro y que llevó al Ejecutivo a reforzar la seguridad en la zona.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar