El serbio Seselj, condenado por crímenes de lesa humanidad en apelación

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Un tribunal de apelación de la ONU condenó este miércoles a diez años de cárcel al ultranacionalista serbio Vojislav Seselj por crímenes de lesa humanidad durante las guerras de la ex-Yugoslavia en los años 1990.

Este ferviente partidario de la «Gran Serbia», diputado y fundador del partido de extrema derecha SRS, permanecerá sin embargo en libertad porque ya cumplió casi 12 años de cárcel por los delitos que se le imputan, precisó el juez estadounidense que presidía la audiencia en La Haya, Theodor Meron.

El tribunal de apelación anuló una sentencia pronunciada en primera instancia por el Tribunal Penal Internacional para la ex-Yugoslavia (TPIY), en marzo de 2016, que había absuelto a Seselj de nueve cargos de «limpieza étnica» contra croatas, musulmanes y otros no serbios en los años 1990.

Seselj, de 63 años, no asistió a la audiencia en La Haya, donde se le reconoció culpable de «acoso», «deportación» y otros actos calificados de crímenes de lesa humanidad.

Al contrario de lo que consideraron los jueces en primera instancia, sus discursos incendiarios entre 1991 y 1993, al principio de los conflictos en la ex-Yugoslavia, «incitaron a la violencia» y «vulneraron el derecho a la seguridad» de las poblaciones no serbias a las que atacaba, asegura la sentencia de este miércoles.

Dada «su influencia sobre la multitud», «Seselj contribuyó de forma sustancial al comportamiento de quienes perpetraron» los crímenes, añade el texto.

– «Orgulloso» de los delitos cometidos –

Tras conocer la sentencia, Seselj se declaró «orgulloso» de los crímenes que se le imputan y dijo estar «dispuesto a repetirlos en el futuro», en una declaración telefónica a la AFP.

«La sentencia es contraria a la ley», afirmó. «El tribunal de apelación no podía convertir la absolución en condena, sólo podía anularla y ordenar un nuevo juicio».

En marzo de 2016, el TPIY, presidido por el juez francés Jean-Claude Antonetti, absolvió sorprendentemente a Seselj por considerar que sus discursos carecían de propósito criminal.

El tribunal consideró además que Seselj no era el «jefe jerárquico» de las milicias del Partido Radical Serbio (SRS), que no estaban bajo su mando sino que dependían del ejército.

La acusación recurrió rápidamente esa decisión judicial ante el Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MTPI), tribunal de apelación del TPIY.

El MTPI revirtió la decisión del TPIY sobre los crímenes de lesa humanidad pero confirmó la absolución de los cargos de crímenes de guerra, al estimar que no disponía de suficientes pruebas para demostrar esos delitos.

– «Satisfacción parcial» –

Varias asociaciones de víctimas de los conflictos de la ex-Yugoslavia mostraron este miércoles su «satisfacción parcial» con la sentencia.

Según la Alianza de los Croatas de Voivodina, una región multiétnica del norte de Serbia, el tribunal de apelación «confirma lo que los respresentantes de la comunidad croata afirmaban, esto es, la existencia de crímenes contra los croatas en Voivodina», a pesar de la «lealtad» de sus ciudadanos con el Estado serbio.

Entre los hechos que se le imputan a Seselj, el tribunal de la ONU señaló un discurso anticroata que pronunció el ultranacionalista en mayo de 1992 en Hrtkovci, en Voivodina, en el que afirmó que «no había sitio para los croatas» en esa ciudad.

Para sus detractores, Seselj personificó el nacionalismo serbio durante las guerras de la ex-Yugoslavia, guerras que azuzó con sus discursos incendiarios, como en 1991, durante el asedio de Vukovar, cuando hizo un llamamiento a «no perdonar a nadie».

Según el fiscal Serge Brammertz, Seselj promovió «una política tendiente a reunir todos los «territorios serbios» en un Estado homogéneo, denominado «Gran Serbia», y fue miembro de una «iniciativa criminal común» junto al expresidente serbio Slobodan Milosevic, muerto en una cárcel de La Haya en 2006.

Las guerras de la ex-Yugoslavia dejaron 20.000 muertos en Croacia y 100.000 en Bosnia.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar