El Congreso español inicia con retraso el debate sobre los presupuestos de 2018

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Con un importante retraso debido a la crisis en Cataluña, el Congreso de los Diputados español comenzó este miércoles a estudiar el proyecto de presupuestos para 2018, que el gobierno conservador espera conseguir aprobar gracias a una importante subida de las pensiones.

El objetivo del gobierno presidido por Mariano Rajoy es «distribuir los beneficios de la recuperación», aseguró su ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la apertura del debate en el Congreso.

«Una vez más, tendemos la mano a los grupos parlamentarios» para aprobar el texto, aseguró Montoro, cuyo Partido Popular (PP, derecha conservadora) gobierna en minoría con 134 de los 350 escaños del Congreso.

Poco después, el portavoz del Partido Nacionalista Vasco (PNV), cuyos votos son cruciales, anunció que su formación no rechazaría la tramitación del proyecto de ley, abriendo una vía a la negociación enmienda por enmienda para conseguir la aprobación final.

Aitor Esteban explicó haber conseguido del gobierno de Rajoy medidas suplementarias a favor de los jubilados, que se manifestaron masivamente en marzo para reclamar un aumento de las pensiones, especialmente en la norteña región del País Vasco.

Desde que perdió la mayoría absoluta en las elecciones de 2016, aprobar los presupuestos se convirtió en un ejercicio de ‘equilibrismo’ para el PP, especialmente tras la crisis en Cataluña.

En 2017, Rajoy consiguió asegurarse después de duras negociaciones el apoyo capital de los cinco diputados del PNV gracias a importantes concesiones económicas para la región.

Pero en otoño (boreal), la formación vasca les negó su sostén para 2018 criticando la gestión de Rajoy del referéndum de autodeterminación ilegal celebrado el 1 de octubre en Cataluña, marcado por la violencia policial, y la intervención de la administración de esta región, con quien comparten simpatías nacionalistas.

Para ganarse su apoyo, el gobierno ya incluyó en su proyecto un aumento del 1 al 3% de las pensiones más modestas. Ahora, el PNV obtuvo un aumento indexado sobre la inflación (+1,6%) para todas los pensionistas que Rajoy había rechazado hasta ahora.

Estas medidas estarán acompañadas por una rebaja del impuesto sobre la renta para las clases más modestas.

El gobierno intenta «tener un poco más de oxígeno para tener un año más de legislatura», criticó la portavoz de la oposición socialista, Margarita Robles, estimando que en realidad «lo que hacen es tratar de reducir el déficit público (…) en detrimento de las clases medias y de los trabajadores».

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar