Continúa el estancamiento político en Italia

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El estancamiento político continuaba este domingo en Italia, donde el primer ministro, Giuseppe Conte, todavía no ha formado gobierno casi tres meses después de las elecciones.

Los partidos antisistema italianos por un lado y el presidente, Sergio Mattarella, por el otro, permanecen atrincherados en sus posiciones y nada hace indicar que se vaya a encontrar una salida antes de la reapertura de los mercados, el lunes.

El principal escollo es el rechazo del presidente Mattarella a nombrar a Paolo Savona, de 81 años, un reconocido euroescéptico, como ministro de Finanzas, tal y como propone Conte. En Italia, el jefe de Estado nombra al presidente del Consejo (primer ministro) y a los ministros propuestos por este último.

Este rechazo escandaliza a Matteo Salvini, el líder de la Liga (extrema derecha), que junto a Luigi Di Maio, líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S, antisistema), llevó a Conte a la presidencia del Consejo.

Salvini no está dispuesto a ceder y amenaza con volver a las urnas.

«O el gobierno empieza a trabajar en las próximas horas o será mejor volver a votar y conseguir la mayoría absoluta», dijo el sábado delante de sus simpatizantes cerca de Bérgamo (norte). En este punto tiene el apoyo de Di Maio. «Ya hemos perdido demasiado tiempo, o se cierra en 24 horas (…) o se deja caer», declaró el sábado en un mitin de su movimiento en Terni (centro).

Esta determinación, sin embargo, no parece hacer temblar a Mattarella, que defiende la Constitución y las potestades del presidente.

Mattarella, que como presidente es el garante del respeto de los tratados internacionales, intenta que Italia respete sus compromisos europeos, aun a riesgo de dar armas a la Liga y al M5S, que denuncian el complot de las élites para impedirles gobernar.

«Permaneced a nuestro lado, tenemos gente en nuestra contra en las capas superiores, pero otros tantos nos apoyan», dijo Di Maio a sus simpatizantes.

El jefe de Estado italiano espera ahora en su palacio del Quirinal en Roma a que Conte le presente su lista de ministros.

Si incluye el nombre de Savona, Mattarella confirmaría su negativa, según la mayoría de comentaristas italianos, obligando a Conte a renunciar.

El presidente designaría entonces un nuevo presidente del Consejo, pero esta vez sin buscar el aval de los ganadores de las legislativas del 4 de marzo, para formar un «gobierno del presidente».

En otras palabras, un gobierno técnico, que en cualquier caso no obtendría la mayoría en el Parlamento, donde mandan el M5S y la Liga. Este ejecutivo estaría entonces al cargo de gestionar los asuntos corrientes hasta las elecciones, probablemente a finales de año.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar