Cerca de 80 países se comprometen a generar cero emisiones para 2050

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Mientras 66 países se comprometieron a alcanzar la neutralidad de carbono para el año 2050, un grupo de 16 jóvenes liderados por la noruega Greta Thunberg, emprendieron una nueva ofensiva desde el terreno legal, y denunciaron la inacción de los líderes de 5 países para combatir el cambio climático.

Estos fueron dos de los resultados concretos que se dieron, ayer, en la Cumbre del Clima de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), que se realizó en Nueva York como preámbulo de la Asamblea General de este organismo.

El compromiso adquirido por los 66 países busca generar cero emisiones o compensar las que hagan con acciones ambientales contundentes, como reforestando o adquiriendo los denominados bonos de carbono.

En total, y de acuerdo con la ONU, diez regiones, 102 ciudades, 93 empresas y 12 inversores se comprometieron a alcanzar la neutralidad en carbono para 2050.

Hasta ahora solo una veintena de países habían registrado esta meta en sus objetivos o iniciado el proceso.

Dentro de las naciones que acogieron nuevos compromisos o que ratificaron otros ya adquiridos, se destaca Rusia, cuyo primer ministro, Dmitri Medvédev, firmó un decreto con el que ratifica el Acuerdo de París, al que calificó de ´importante´, ante la situación climática del planeta.

«La amenaza del cambio climático significa que el equilibrio ecológico puede quedar destruido, que el desarrollo de importantes sectores, incluida la agricultura, esté en riesgo y que la seguridad de las personas que viven en el permafrost (capa de hielo permanente que cubre el suelo en las regiones frías del planeta) se vea amenazada, además de que aumentará el número de desastres naturales», indicó Medvédev.

Además de estos esperados pronunciamientos, llamó la atención la ausencia de países que juegan un papel fundamental en la lucha global por la protección del medioambiente.

Quizás, la más sorprendente era la del presidente estadounidense Donald Trump, que no asistiría estando en su propio país. Pero, finalmente llegó, y aunque no intervino, habló a los periodistas al salir de la cumbre y les dijo: «Soy un gran creyente en el aire limpio y el agua limpia, y todos los países deberían unirse y hacer eso, y deberían hacerlo por sí mismos. Es muy, muy importante».

Nunca se refirió a la crisis climática.

La irrupción de Trump marcó uno de los momentos más curiosos de la jornada, pues, justo en ese momento, las cámaras de los medios de televisión registraron el aparente enfado de la joven Thunberg.

Sobre el mediodía habló Iván Duque, presidente de Colombia, quien convocó a todos los países para que formen una gran coalición que garantice la protección de los bosques lluviosos y la selva tropical húmeda.

«Por esa razón, este llamado a esta coalición es necesario y es estratégico, para la protección de los bosques lluviosos y de la selva tropical húmeda también. Estamos hablando de proteger pulmones necesarios para la captura de gases de efecto invernadero, de la protección de las fuentes de agua y de la protección de miles de especies porque, entre otras cosas, son estos bosques los que tienen hoy la más alta concentración de biodiversidad en nuestro planeta», dijo Duque.

En la cumbre también participaron los presidentes de Francia, Emmanuel Macron; Bolivia, Evo Morales, y Chile, Sebastián Piñera, quien se comprometió a la ´descarbonización´ de la matriz energética de su país y llamó a ´escuchar más a la ciencia, ya que todos los pronósticos indican que vamos por mal camino´.

Por su parte, el papa Francisco envió su mensaje a través de un video en el que dijo a los mandatarios que el cambio climático es un ´desafío de la civilización al que tienen que enfrentar mientras aún haya una oportunidad´.

Los niños exigen respeto

Los niños y los jóvenes fueron los grandes protagonistas de esta jornada, que se concreta en la denuncia que interpusieron como una violación de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

La acción legal está dirigida concretamente a Argentina, Brasil, Francia, Alemania y Turquía y hace parte de un protocolo opcional desconocido de la convención que autoriza, desde el 2014, a los niños ´o a sus representantes legales´ a presentar quejas ante el Comité de los Derechos del Niño de la ONU si estiman que sus derechos fueron denegados.

«Hace treinta años, los líderes mundiales hicieron una promesa histórica a los niños del mundo al firmar la Convención. Hoy, los niños quieren que el mundo se responsabilice de ese compromiso», dijo Thunberg durante un enérgico y conmovedor discurso, en el que exigió que ´el cambio debe producirse ahora, si queremos evitar las peores consecuencias. La crisis climática no es solo el clima´, dijo la adolescente activista climática.

La denuncia fue interpuesta por 16 jóvenes de entre 8 y 17 años, provenientes de 12 países distintos y, según dijo el abogado Michael Hausfeld, representante del grupo, el Comité de los Derechos del Niño de la ONU cuenta ahora con un año para investigar las presuntas violaciones y luego hacer recomendaciones a los Estados para detenerlas.

Dichas recomendaciones no serán vinculantes, pero los 44 países que han ratificado este protocolo están de acuerdo en principio, en respetarlas, explicó el jurista.

Ante esta situación, Alexandria Villasenor, otra joven activista estadounidense, dijo: «A todos nos han violado y negado nuestros derechos. Nuestro futuro está siendo destruido».

Los cinco países a los que va dirigida la queja han ratificado el protocolo, se encuentran entre los más contaminantes del mundo y son influyentes en el selecto club de países ricos del G20. Por eso fueron incluidos, en lugar de Estados Unidos, China o India, los mayores emisores del mundo, pero que no han ratificado este protocolo.

«Los viejos países industriales, como Francia y Alemania, son responsables de una gran parte histórica de emisiones, a pesar de que en la actualidad no son los mayores emisores de gases de efecto invernadero», argumentó el gabinete Hausfeld.

Tensiones con irán

El desarrollo del programa de armas nucleares de Irán y su deseo de ser la potencia dominante en Oriente Próximo han ocasionado fuertes tensiones con EE. UU. y Arabia Saudí, que acusa a Teherán de estar tras un atentado contra su infraestructura petrolera. Se presentarían pruebas contra Teherán.

Crisis en venezuela

Los países del Grupo de Lima buscan poner en la agenda mundial la crisis venezolana y sus efectos en varias naciones de la región con los desplazados que genera. El Grupo de Contacto pidió diálogo dentro del país y los del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca anunciaron sanciones.

Comercio de ee. uu.-china

La imposición de aranceles a la mayor parte de las importaciones chinas por parte del gobierno de Donald Trump ha ocasionado una ´guerra´ comercial que podría afectar a la economía mundial. Pero en el marco de la Asamblea General se acordó volver a una mesa de diálogo entre los dos países.

Migración a Estados Unidos

Los países centroamericanos, aquejados por una crisis económica y el desbordamiento de la inseguridad, han visto cómo miles de sus ciudadanos huyen hacia Estados Unidos a través de México, país que soporta la presión de Washington para que los contenga, bajo la amenaza de sanciones.

Protección de la amazonia

Los incendios en la Amazonia brasileña han llamado la atención de países europeos, especialmente Francia, sobre la necesidad de afrontar la protección del patrimonio mundial que representa la reserva de biodiversidad, pero que le ha valido fricciones con el presidente brasileño, Jair Bolsonaro.

Contenido tomado de: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar