Bombardeos cruzados en Siria dejan unos 65 muertos, la mayoría civiles

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Al menos 35 personas murieron este martes por el impacto de un cohete lanzado por los rebeldes en un «mercado popular» de las afueras de Damasco, mientras el régimen sirio proseguía bombardeando Guta Oriental, donde hoy murieron una treintena de civiles.

La televisión estatal de Siria acusó a los «grupos terroristas» de haber lanzado ese cohete que alcanzó la localidad de Jaramana, al este de Damasco, haciendo referencia a los rebeldes. La agencia oficial de noticias Sana cifró en 35 el saldo de muertos.

El cohete cayó en un mercado cerca de un punto de control del ejército, dijeron habitantes contactados por la AFP.

La potencia de la explosión nos causó terror», indicó la enfermera Hania, una habitante del barrio Kashkul, en las afueras de Jarama.

El ataque contra los suburbios de Damasco –el más mortífero de los últimos meses– es parte de los bombardeos que los rebeldes lanzan regularmente en represalia por los ataques del régimen en Guta que ya han costado más de 1.450 muertos civiles, entre ellos 300 niños, según la oenegé Observatorio Sirio por los Derechos Humanos (OSDH).

En los ataques de este martes sobre Guta murieron al menos 29 civiles, señaló el OSDH.

Mientras en el norte del país los kurdos, derrotados, se preparaban para nuevas operaciones turcas.

Estos dos frentes diferentes pero representativos de la complejidad de la guerra en Siria, han provocado una de las peores crisis humanitarias desde el inicio del conflicto en 2011, con decenas de miles de civiles desplazados por los combates.

Varias oenegés expresaron su preocupación y alertaron sobre el clima de desesperación que prima entre los habitantes de estas zonas asediadas por la violencia de la guerra.

Para evitar los bombardeos del régimen en Guta Oriental, último enclave rebelde cerca de Damasco, casi 70.000 personas abandonaron estos territorios en los últimos días.

Tras un mes de operaciones aéreas y terrestres, el régimen ha reconquistado más del 80% del enclave, con apoyo de su aliado ruso. Está decidido más que nunca a tomar el control total de esa región.

Desde el lunes en la noche, se han registrado al menos 15 ataques del régimen contra Duma, la ciudad más grande del enclave, según información del OSDH.

Los socorristas se concentran en los casos más urgentes, aún cuando muchos de ellos ni se atreven a salir del centro de la defensa civil por miedo a ser blanco de bombardeos, constató un corresponsal de la AFP.

El Alto Comisionado de la ONU en Derechos Humanos, Zeid Ra’ad Al Hussein, denunció los bombardeos constantes de civiles «aterrados y atrapados».

«Las familias huyen (del enclave rebelde), pero muchos civiles temen represalias a causa de su supuesto apoyo a los grupos de oposición», afirmó.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) también dio una señal de alarma sobre las condiciones difíciles de los desplazados en los centros de refugio que están «saturados», según indicó.

«La gente está haciendo colas durante horas para usar los baños y la mayoría (de los centros) no cuentan con iluminación», lamentó la agencia de la ONU en un comunicado.

– El EI una amenaza presente –

Mientras tanto en Damasco, los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) demostraron que continúan siendo una amenaza tras tomar el control de la totalidad de un barrio donde mantenían una presencia en la periferia sur de la capital, al cabo de violentos combates con las fuerzas prorrégimen.

«El EI tomó el control total de Qadam y 36 miembros de las fuerzas del régimen y combatientes aliados murieron», afirmó el OSDH.

Los yihadistas del Estados Islámico, acorralados en Siria, mantienen una presencia en los barrios del suburbio del sur de Damasco, especialmente en el campo de refugiados palestinos de Yarmuk.

Controlan menos del 5% del territorio sirio, después de sufrir varios golpes asestados por múltiples ofensivas de las fuerzas del régimen apoyadas por Rusia o fuerzas kurdo-árabes apoyadas por Washington.

– Célula dormida kurda –

En otro frente de la guerra, al norte de Siria, Turquía anunció el lunes que se esforzaban por consolidar su control sobre la ciudad de Afrin, abandonada por sus habitantes y donde se vivieron escenas de caos.

La policía militar turca fue desplegada este martes en Afrin, según el OSDH, que calificó la situación como «caótica».

La ofensiva turca lanzada el 20 de enero va dirigida contra la milicia kurda de las Unidades de Protección Popular (YPG), clasificada de «terrorista» por Ankara pero aliado valioso de Washington en la lucha contra el grupo EI.

La administración local kurda de la región de Afrin prometió que sus combatientes se convertirán en una «pesadilla permanente» para el ejército turco y sus aliados sirios. Según el OSDH, las células dormidas de las YPG siguen presentes en los alrededores de Afrin.

Fuente: AFP

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar