[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El rechazo internacional al que se ha enfrentado Nicolás Maduro no fue excusa para evitar la posesión este jueves en Caracas, que además fue acompañado por los mandatarios de paises como Bolivía, Nicaragua, El Salvador, Cuba y Osetía del Sur por otro lado estuvieron delegaciones de México, Turquía, Uruguay, Rusia y Belice.

Aquellos paises u organizaciones que rechazan su investidura no se hicieron esperar para dar a conocer su opinión entre ellos está:

La Unión Europea se sumó al Grupo de Lima en su repudio a la investidura de Maduro mediante un comunicado que dio la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, en el que afirmó que «las elecciones presidenciales celebradas el pasado mayo en Venezuela no fueron ni libres ni justas. Sus resultados carecieron de credibilidad, ya que el proceso electoral no proporcionó las garantías necesarias para la celebración de elecciones integradoras y democráticas».

«Lamentamos que, pese a todos los llamados de la comunidad internacional, incluyendo la UE, no se hayan celebrado nuevas elecciones en conformidad con las normas internacionales», dijo la vocera de Exteriores, Maja Kocijancic.

La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó este jueves una resolución para declarar ilegítimo el segundo mandato de Maduro. La medida «hace un llamamiento para la realización de nuevas elecciones presidenciales con todas las garantías necesarias para un proceso libre, justo, transparente y legítimo».

En Estados Unidos, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Bolton, afirmó que «Estados Unidos no reconocerá la toma de posesión ilegítima de la dictadura de Maduro. Seguiremos aumentando la presión sobre el régimen corrupto, apoyando a la democrática Asamblea Nacional (Parlamento) y pidiendo democracia y libertad en Venezuela».

El secretario de Estado, Mike Pompeo, condenó la «usurpación del poder» en el país y afirmó que su gobierno «se mantiene firme en su apoyo al pueblo venezolano y continuarán usando todo el peso del poder económico y diplomático de los Estados
Unidos para presionar por la restauración de la democracia venezolana».

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, reiteró que Venezuela vive «bajo una dictadura» y aseveró que si bien Nicolás Maduro, que asumió un nuevo mandato presidencial, se presenta como «el presidente perseguido».

«No importa cuántos trucos intente para perpetuarse en el poder, su investidura como presidente ahora carece de la autoridad de las urnas y también de credibilidad internacional«, expresó Macri.

Jorge Faurie, ministro de Relaciones Exteriores, aseguró que «somos de los países que instan a un diálogo de la gente del régimen actual con la oposición que logre conducir a un proceso de elecciones que sean transparentes y controladas por organismos internacionales».

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, afirmó que romperá sus relaciones diplomáticas con Venezuela debido al «ejercicio de sus atribuciones constitucionales y de la soberanía nacional» y que cerrará la embajada paraguaya en Caracas.

«Manifesté que no seríamos indiferentes al dolor de los venezolanos, el respaldo al pueblo de Venezuela debe ser real, es fundamental honrar lo que decimos con hechos concretos y tomar decisiones por principios», dijo Abdo Benítez.

El ministro de Relaciones Exteriores chileno, Roberto Ampuero, declaró que es un «día negro» para la democracia en Venezuela.

«Hoy es un día en el que Nicolás Maduro va a colocar una lápida sobre la democracia venezolana, pero estamos convencidos de que el pueblo venezolano se va a levantar algún día, pronto lo deseamos, de esa lápida para que la democracia vuelva a imperar», expresó Ampuero.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar