Diversidad en equipos, más rentable para las empresas

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Que mujeres y hombres de distintas culturas, gustos y puntos de vista trabajen juntos puede hacer a una empresa más innovadora que las que no tienen diversidad en sus equipos. Incluso, pueden hacer a una compañía más rentable y productiva, y hasta mejorar los salarios.

Eso dice un informe de la consultora Accenture, llamado ‘Getting to Equal 2019’, que estudia el impacto de la cultura laboral en el crecimiento y en la innovación de una organización. Según el reporte, que encuestó a más de 18.000 profesionales de 27 países, incluidos los de Colombia, el reclutamiento de distintos perfiles en una empresa «diferentes orientaciones sexuales, géneros y personalidades» hace que esta sea mucho más innovadora.

En su estudio, Accenture cita el caso de Mastercard, una empresa que ha implementado en su cultura organizacional la equidad de género y la diversidad, por lo que el precio de sus acciones se ha incrementado en un 35 por ciento.

La promoción de esa pluralidad empresarial es, incluso, más efectiva que darles incentivos económicos a los empleados. «Implementar una cultura más diversa en una organización tiene un impacto 42 veces mayor que aumentarle el sueldo a un trabajador».

Esa mentalidad vanguardista también se traduce en una economía más próspera. Accenture calcula que si los países aumentan en un 10 por ciento sus prácticas de diversidad y de innovación en las organizaciones, la economía del mundo podría crecer en 8 billones de dólares más a 2028. «No importa quiénes o dónde estén, si la gente tiene un sentido de pertenencia y se siente valorada por sus empresas por sus únicas contribuciones, perspectivas y circunstancias, ellos están empoderados para innovar mucho más», dice el estudio.

El caso de Colombia

Para Carolina Herrera, directora ejecutiva de Accenture para Colombia, aunque el país ha avanzado en una cultura organizacional diversa, todavía queda mucho camino por recorrer. «Si comparamos el caso del país con los vecinos del resto de América Latina y el Caribe, vemos que Colombia tiene una curva positiva de crecimiento. Aun así, a las mujeres todavía les queda por explorar áreas que históricamente son solo para hombres», dijo.

Un ejemplo que cita Herrera es el de las empresas de tecnología en el país, que son todavía en su mayoría lideradas por hombres, lo que «también se ve reflejado en los tipos de decisiones que toman», explicó la directiva.

Para promover espacios más diversos, Herrera propone que debe haber una mayor flexibilidad laboral para las mujeres. «En los estudios que hemos hecho se ha encontrado que aunque una mujer tenga unos primeros años de carrera exitosos, cuando decide tener hijos, su crecimiento laboral se vuelve mucho más lento. Para solucionarlo creemos que debe haber un espacio en las organizaciones en el que ellas puedan elegir sus horarios o que estos se acomoden a su ritmo de vida».

Ante ese panorama, Herrera concluye que si bien las empresas y las personas tienen la tarea pendiente de buscar entornos más equilibrados, también es clave que el sector público tome algunas medidas para cerrar las brechas persistentes entre hombres y mujeres, en especial en el campo laboral.

 

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar