[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El oleoducto Caño Limón-Coveñas sufrió un nuevo ataque. La petrolera Ecopetrol ya desplegó un plan para contener el derrame de crudo que amenaza con contaminar ríos y quebradas en el noroeste de Colombia, informó la empresa y el Ejército.

El ataque fue atribuido a los guerrilleros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y se registró el miércoles en zona rural del municipio de Cubará, en el departamento de Boyacá, no afectó las exportaciones ni el bombeo en el campo Caño Limón, ubicado en el departamento de Arauca y operado por Occidental Petroleum, que está utilizando el oleoducto Bicentenario para transportar los 50.000 barriles diarios de crudo producido.

Aunque la tubería de 773 kilómetros de longitud y con capacidad para transportar hasta 210.000 barriles diarios de crudo está fuera de operación desde el 25 de agosto, la activación de una bomba provocó el derrame de una cantidad considerable de crudo sobre la corteza vegetal de la zona, aseguró una fuente de Ecopetrol.

El grupo insurgente, se opone a las actividades petroleras y mineras de compañías multinacionales, alegando que aprovechan los recursos naturales sin beneficiar a los colombianos por lo que en lo que va del 2018, el oleoducto Caño Limón-Coveñas ha sido blanco de 83 ataques, superando los 62 del año pasado, según estadísticas de Ecopetrol.

 

Fuente: Reuters

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar