[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Hoy se rememora ese 28 de noviembre del 2016, cuando a las 10:15 de la noche el vuelo que llevaría a 68 pasajeros, la mayoría del club Chapecoense, partió del aeropuerto Viru Viru (Bolivia) con destino al José María Córdova de Medellín para enfrentar al Atlético Nacional por la final de la Copa Suramericana.

Solo seis personas sobrevivieron a la tragedia que enlutó a Brasil, a Colombia y al mundo del fútbol, una tristeza que no se supera, a pesar de que ya han pasado dos años de este infortunado accidente.

Las investigaciones no dieron espera y las conclusiones fueron claras: el avión se precipitó a tierra debido a la falta de combustible, en un error humano del que hoy el mundo aún habla.

El aeropuerto de Medellín estaba congestionado y tuvieron que estar en el aire más tiempo, pese a que los pilotos hicieron escalas en Leticia y en Bogotá, no les alcanzó el combustible.

Hoy, el mundo del fútbol recuerda la tragedia y a la memoria viene el dolor de los familiares por la pérdida de sus seres queridos, en una trágica noche que quedará marcada en la historia.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar