Bucaramanga: se suspende la atención médica a migrantes venezolanos

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Los cientos de venezolanos que están en Bucaramanga no podrán ser atendidos en los 22 centros de salud que hay en la capital santandereana por una millonaria deuda que tiene la Gobernación de Santander con el Instituto de Salud de Bucaramanga (Isabu).

Son 1.200 millones de pesos los que adeuda el departamento por concepto de atención a migrantes desde el 2016 hasta la fecha, según lo afirmó Juan Eduardo Durán Durán, gerente del Isabu.

«Solo estamos prestando el servicio de urgencias y lo que tiene que ver con salud pública, como lo ordena la sentencia de la Corte Constitucional donde dice que los venezolanos que tienen un estatus migratorio no regulado, es decir que están de tránsito en Colombia deben recibir este servicio», informó Durán. Según el gerente del Isabu no hay recursos para pagarle a odontólogos o para comprar la comida de los pacientes hospitalizados, «no tenemos ya recursos para comprarles medicamentos, insumos, desayunos, cenas, almuerzos a pacientes hospitalizados, tampoco para pagar un odontólogo que atienda a los venezolanos. Estamos protegiendo los recursos financieros del Isabu para atención de los colombianos».

Por su parte el secretario de Salud de Santander, Álvaro Clavijo reconoció la problemática pero asegura que no es la forma de proceder en este caso porque ponen en riesgo la vida de los pacientes, «se reconoce la justicia pero no la forma porque están poniendo en riesgo la población de embarazadas que es lo que más atienden» enfatizó Clavijo.

El secretario informó que aunque el Gobierno Nacional giró 700 millones de pesos en diciembre del año pasado, estos recursos fueron abonados a las deudas de la red hospitalaria del departamento y que en los próximos días deberán girar otros 700 millones para poder abonar a la deuda que se tiene.

«Se comprometieron a pagarnos en diciembre con ese giro, sin embargo pasaron las fiestas, la parranda y se olvidaron que tenían que pagarle a Isabu y hoy le secretario dice que le pagó a la red pero no le pagó a Isabu», enfatizó el gerente Durán.

A la deuda de los 1.200 millones de pesos que tiene la Gobernación con Isabu por concepto de atención a venezolanos también se le suma 1.300 millones de pesos que les deben por atención de población proveniente de municipios no certificados del departamento.

A la fecha la red hospitalaria y centros de salud han facturado 12.600 millones de pesos por concepto de atención de venezolanos.

En las próximas horas se efectuará una reunión de las autoridades para llegar a algún acuerdo y evitar que siga suspendido el servicio de salud en los centros de salud, por lo pronto el secretario de Salud de Santander, aseguró que ya habló con los gerentes del Hospital Universitario de Santander, el hospital de Girón y de Floridablanca para que presten los servicios que suspendió le Isabu.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar