Miles de personas marchan en Colombia en defensa de tribunal de paz

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Miles de personas con linternas marcharon el lunes en la capital de Colombia y en otras ciudades para protestar contra la decisión del presidente Iván Duque de objetar por inconvenientes seis de los 159 artículos de una ley clave para implementar el acuerdo de paz con la desmovilizada guerrilla de las FARC.

Las marchas y concentraciones convocadas por defensores del acuerdo que firmó en 2016 el expresidente Juan Manuel Santos y la exguerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) coincidieron con el inicio en el Congreso del estudio de las objeciones presentadas por Duque, que desataron una polémica política y jurídica.

La decisión de cambiar la ley sobre el funcionamiento y las competencias de la Justicia Especial para la Paz (JEP), el tribunal encargado de investigar, juzgar y sentenciar a los responsables de los crímenes ocurridos en medio del conflicto, enfureció a defensores del pacto y a exlíderes rebeldes que la consideran un golpe a la lenta implementación del pacto.

“Hay que hacer una y otra y cien veces más manifestaciones. Cuando millones de colombianos salgan a las calles, la clase política de Colombia podrá entender o que se acaba o que le hace caso al pueblo”, dijo el senador y excandidato presidencial del movimiento izquierdista Colombia Humana, Gustavo Petro.

Pero el mandatario no tiene un sólida mayoría en el Senado de 108 escaños ni en la Cámara de Representantes de 172 por lo que su intención de cambiar el acuerdo, su principal bandera de campaña, podría naufragar.

“Hay que salir a defender la paz y la JEP para que las víctimas conozcan la verdad de lo que sucedió en el conflicto. Detrás de las objeciones se esconde la intención de que no se sepa la responsabilidad del Estado”, dijo por su parte Carlos Antonio Lozada, senador de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, el partido político que surgió de la guerrilla.

Colombia aún está dividida entre quienes apoyan la llegada a la política de las FARC después de la firma del acuerdo de paz y los sectores más conservadores, que quieren ver a los excombatientes tras las rejas por haber participado en la violenta confrontación que ha dejado 260.000 muertos en más de cinco décadas.

Bajo los términos del acuerdo de paz, unos 13.000 integrantes del desmovilizado grupo rebelde, incluidos casi 7.000 excombatientes de las FARC, abandonaron las armas y conformaron un partido político como parte de su reintegración a la sociedad.

 

Fuente: Reuters
Imagen: Fotografia tomada de Reuters

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar