[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

En Tona, Santander, se ha acentuado el rechazo a las acusaciones de Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, quien en esta oportunidad manifestó que en ese municipio hay 734 mercenarios de ambos países que están formando un grupo paramilitar «para simular un falso positivo y atacar la frontera».

La secretaria de Gobierno de Tona, Luz Yanilse Rueda, aclaró la situación diciendo que que ni en el área urbana y rural del municipio hay algún tipo de rastro de grupos armados al margen de la ley. Añadiendo, que gozan de tranquilidad y no hay registros de alteraciones de orden público.

La acusación de Maduro señala que en ese municipio santadereano el grupo paramilitar denominado G8 entrena a personas colombianas y venezolanas «Pretenden generar falsos positivos que simulen ataques de supuestos funcionarios venezolanos en la frontera», indicó Maduro.

Para Rueda, estos señalamientos no tienen asidero ni fundamento. «Eso que está diciendo Maduro no es cierto, mucho menos con esa denominación que denuncia: un grupo subversivo G8, eso no existe», manifestó la funcionaria.

La única relación que vincula a Tona con la frontera con Venezuela, señaló Rueda, es el corregimiento de Berlín, en esta zona limítrofe con Norte de Santander los venezolanos que huyen de su país optaron por usarla como paso obligado para trasladarse caminando al interior del país.

En estas largas travesías los venezolanos tienen contacto con Tona, un corredor vial que usan de paso, pero en ningún momento se han asentado.

«Es un cordón que utilizan para acceder al departamento, posteriormente llegan a otras zonas del país. Cada vez son menos los venezolanos que transitan por este lugar», indicó.

Por su parte, el secretario del Interior de Santander, Manuel Sorzano, también desmintió la afirmación del presidente venezolano. «Es una bufonada más del presidente Maduro, asegurar que en nuestro departamento existen grupos paramilitares y que se está propiciando un golpe de Estado, eso es falso».

La alcaldesa de Tona, Carmen Lucero Ramírez, añadió que en las acusaciones de Maduro también hay inconsistencias, pues se equivocó con la ubicación del municipio y añadió que Chinácota, municipio antes mencionado también por el mandatario, está a 6 horas de su pueblo.

Los señalamientos no fueron bien recibidos por los habitantes, uno de los pobladores, Antonio García Luna, dijo que los pone en una situación desagradable.

«Nosotros no queremos más problema y desprestigio, el comportamiento de ese señor no nos hace bien. Hace un tiempo estamos disfrutando de la tranquilidad desde que se fue el Eln, pero aquí no hubo ‘paras'», manifestó.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar