[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

La Alianza por la Salud alimentaria aseguró este jueves que la ley de financiamiento propuesta por el Gobierno del presidente Iván Duque es un retroceso en materia de salud pública y prevención de enfermedades crónicas no transmisibles.

La Alianza recuerda que las recomendaciones entregadas por la OMS (2016) fueron:

– Implementar medidas fiscales como impuestos a bebidas azucaradas y subsidios a frutas y verduras como medidas costo efectivas para desincentivar el consumo de las primeras e incentivar los segundos .
– Restringir la comercialización de productos no saludables a los niños y niñas.
– Implementar un sistema de etiquetado frontal claro en los envases de alimentos y bebidas y
– Promover consumo de productos del campo sin procesar o mínimamente procesados.

Es decir además de ser un retroceso contradice las recomendaciones entregadas por la Organización Mundial de la Salud OMS (2016) para reducir la pandemia mundial de obesidad y la diabetes, esto nos aleja del cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible en materia de salud pública.

«No obstante, la Ley de Financiamiento propone gravar con IVA generalizado de 18% a productos que antes estaban exentos o excluidos de la canasta básica familiar, como frutas, verduras y el agua en botella, mientras mantiene la tributación especial (monofásica) de las bebidas azucaradas, cuyo consumo habitual tiene consecuencias negativas en materia de salud pública», asegura en un comunicado a la opinión pública la entidad, cuyos representantes hablaron con ELTIEMPO.COM

Según la opinión de los expertos de estas organizaciones (Educar Consumidores, Fian Colombia, Papaz, Dejusticia, Red Nacional de Cultura Familia (Renaf), Anmucic, Obusinga y la Confederación Agrosolidaria Colombia), «Esta Ley de Financiamiento se traduce en que los hogares colombianos no tendrán que pagar más por gaseosas mientras que por frutas, agua y verduras verán un incremento directo de 18% en sus precios. Este tratamiento tributario diferencial de las bebidas azucaradas tiene un impacto en las decisiones de compra de los hogares, en particular los de más bajos ingresos, que ven en las gaseosas una oportunidad de hidratarse a bajos costos con graves implicaciones en salud».

El problema que genera realmente

Estas desencadenan cinco grandes consecuencias:

1. 25 billones de pesos anuales le cuestan al sistema de salud tratar las enfermedades como la diabetes, obesidad y enfermedades no transmisibles.

3. Las Enfermedades No Transmisibles, según el DANE se encuentran dentro de las diez primeras causas de muerte en el país por encima incluso de las muertes violentas.

4. $740.000 millones en 2013 fue el gasto por diabetes atribuible a las bebidas azucaradas.

5. Entre 2005 y 2015 se incrementó en 10 puntos porcentuales la obesidad en adultos al pasar de 45,9% en 2005 a 56% en 2010 según la ENSIN 2015. La obesidad es un factor de riesgo en la aparición de enfermedades no transmisibles.

‘Seguir recomendaciones de la OMS’

«Las organizaciones de la sociedad civil firmantes, que trabajan para defender el derecho a la salud y a la alimentación de los colombianos, proponemos seguir las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud para garantizar la salud alimentaria de la población colombiana», afirman. Estas son:

1. Excluir de IVA todos los productos saludables, agua y del campo como las frutas y verduras con el fin de promover sus consumos en beneficio de la salud alimentaria de los hogares.

2. Modificar la tributación especial de Bebidas Azucaradas y eliminar la exención de que trata el artículo 466 del Estatuto Tributario.

3. Crear un Impuesto adicional al consumo de bebidas azucaradas no menor a 20%, con el objetivo de reducir obesidad, diabetes y enfermedades no transmisibles, a la vez que se genera un recaudo de 1% del PIB.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar