Este es el plan del Gobierno para frenar el consumo de drogas

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Colombia pasó de ser un país productor de drogas a uno consumidor y prueba de ello es que mientras el consumo de alcohol y tabaco cae, de acuerdo con las encuestas nacionales de salud, el de sustancias psicoactivas crece peligrosamente.

Ese argumento está incluido en la política integral para la prevención y atención del consumo de sustancias psicoactivas, que será presentada mañana en la ciudad de Tunja por el ministro de Salud, Juan Pablo Uribe.

La política se estructura sobre la base de que el consumo de sustancias psicoactivas es un problema de salud pública y mucho más cuando se ha demostrado que cada vez son más tempranas las edades de estas prácticas.

Cinco ejes

Fortalecer factores que protejan contra el inicio del consumo, en todas las edades y en todos los círculos sociales, es uno de los cinco ejes de esta política, que también incluirá la reducción de factores de riesgo en entornos familiares, educativos, labores y sociales; así como proveer el tratamiento integral a las personas con consumo problemático.

Para lograrlo se garantizarán redes específicas de asistencia en salud cubiertas por el sistema que, entre otras, proveerán tratamientos integrales con soporte familiar, psicoterapia, administración de medicamentos de sustitutos de consumo, materiales para reducir daños físicos (jeringas, pruebas rápidas para distintas enfermedades de transmisión), lo mismo que asesorías para la prevención del aborto seguro y educación sexual y reproductiva para los afectados.

Todas estas intervenciones, aclara el Ministerio, están basadas en la evidencia científica y tendrán como fundamento la voluntariedad de los afectados.

«Es producto de un trabajo transdisciplinario en el que un grupo de expertos reunió la mejor evidencia científica disponible», apunta González y agrega que es la primera vez que se reconocerán las terapias de sustitución, principalmente para el consumo problemático de opioides.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar