[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El monitoreo que hacen las autoridades para seguir a las víctimas de pólvora comenzó con una notoria disminución en el numero de casos frente al año pasado. Sin embargo, el informe pasados 19 días dicta que a esta altura de la temporada se han presentado 285 personas lesionadas por pólvora, siendo 124 de ellas menores de edad. Estos resultados nos dicen que ha habido un aumento del 11.8%  frente a la misma fecha del año pasado.

Salvo Amazonas, Caquetá, Chocó, Guainía, San Andrés, Vaupés y Vichada, en todos los departamentos ya se presentan lesionados, la mayoría de ellos por manipular artefactos explosivos como totes, voladores y luces de bengala. Siendo Atlántico la región que de lejos encabeza el penoso escalafón con 47 casos.

En el municipio de Manatí, en el sur de ese departamento, 34 personas resultaron con quemaduras por la explosión de un castillo cargado con juegos pirotécnicos durante la celebración de las fiestas patronales.

Para las autoridades resulta preocupante porque de continuar los reportes todos los días, es probable que se rompa la tendencia de disminución de víctimas de este problema de salud pública que se viene registrando en los últimos años.

Hernán Quijada, subdirector de riesgo del Instituto Nacional de Salud (INS), argumenta que son los próximos fines de semana, incluidos Navidad y año nuevo, las fechas donde históricamente se incrementan las víctimas de la pólvora.

«Es necesario bajar la cifra de quemados porque las lesiones por artefactos pirotécnicos están dejando graves secuelas físicas y cognitivas en nuestros niños. El ICBF, justamente, ya inició procesos para restitución de derechos en menores de edad en casos en que por negligencia de sus padres los niños resultaron quemados con pólvora para dar las sanciones civiles y pecuniarias respectivas», sostuvo.

Quijada asegura que siguen existiendo prácticas de riesgo entre la ciudadanía a pesar de que se vienen adelantando acciones intersectoriales y campañas como «Prende la fiesta sin pólvora», de amplia divulgación, con el fin de que haya menos lesionados.

«La mezcla de consumo de alcohol y el uso de pólvora ha permitido que haya más lesionados en esta temporada navideña en adultos. La permisividad de padres y cuidadores con nuestros niños en el momento de la manipulación de la pólvora ha ocasionado que el número de niños quemados este año sea mayor que el del año pasado», explica.

Es importante recalcar que el artículo 30 del Código Nacional de Policía y Convivencia establece que está prohibido «fabricar, tener, portar, almacenar, distribuir, transportar, comercializar, manipular o usar artículos pirotécnicos, fuegos artificiales, pólvora o globos sin el cumplimiento de los requisitos establecidos en la normatividad vigente». También está prohibido prender o manipular fuego en el espacio público y demás comportamientos que atenten contra la tranquilidad ciudadana. Quienes lo hagan están expuestos a una multa de 833.313 pesos.

Lo que debe hacer

Evite la pólvora a toda costa. En caso de algún incidente, busque asistencia médica urgente. La zona afectada no se debe sumergir en agua; con una limpieza superficial es suficiente, usando un paño limpio o toalla a modo de venda o protección. No se abstenga de buscar atención por temor a sanciones judiciales. Antes que nada está la vida de sus seres queridos.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar