El Humboldt presentó propuestas para navegabilidad del río Magdalena

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El Instituto Humboldt presentó su informe de resultados y propuestas a Cormagdalena, tras seis meses de análisis, para establecer un diagnóstico sobre las condiciones y el estado actual de la biodiversidad y el recurso pesquero en el río Magdalena, y su relación con las intervenciones previstas en el proyecto de recuperación de la navegabilidad para el tramo comprendido entre Puerto Salgar y Bocas de Ceniza, que abarca cerca de 910 kilómetros.

Un equipo interdisciplinario conformado por investigadores del Instituto trabajó en el análisis de las relaciones entre pesca y navegabilidad. A la tarea se sumaron profesionales de las fundaciones Humedales y Alma, las universidades Javeriana y de Antioquia, todas con trayectoria y conocimiento en el río Magdalena, específicamente en aspectos asociados a navegabilidad, ictiofauna, ecología y morfodinámica de ríos, pesquerías y gestión social.

Durante el desarrollo de este proceso participaron los pescadores representantes de asociaciones dedicadas a la actividad, quienes participaron con sus saberes y experticia, los cuales fueron consignados en los resultados y propuestas finales.

Cabe anotar, también, el acompañamiento de navieros, académicos, investigadores de las universidades de Antioquia, del Norte de Barranquilla, y Pontificia Bolivariana; The Nature Conservancy (TNC), la Autoridad Nacional de Acuicultura y Pesca (AUNAP), la Asociación Nacional de Infraestructura (ANI), equipo técnico de Cormagdalena y el Ministerio de Transporte, en talleres y mesas de trabajo.

Los resultados
De acuerdo con el Humboldt, entre los resultados del proceso de trabajo se destaca el diseño de lineamientos técnicos y científicos para definir y priorizar áreas de alta vulnerabilidad a conflictos socioambientales y la actualización y fortalecimiento de estudios en torno a las comunidades ribereñas, los recursos hidrobiológicos y las contribuciones de la naturaleza al bienestar, a partir del monitoreo  que permita un mejor entendimiento de las dinámicas del río y sus planicies inundables, y la respuesta ante las intervenciones del proyecto de recuperación de la navegabilidad.

Asimismo, «la identificación de áreas prioritarias vulnerables al conflicto socio ambiental se realizará a partir de criterios relacionados con calidad del agua; estado de áreas de la ribera; diversidad asociada a macrohábitats; producción pesquera; conectividad longitudinal, lateral y altitudinal; territorialidad; valor de conservación; y conocimiento experto local».

En segundo lugar, se ofrece un análisis técnico y científico de las relaciones entre las áreas priorizadas y las actividades contempladas en el proyecto de navegabilidad del río permitió la elaboración de propuestas para la prevención y manejo de conflictos sociales y ambientales ocasionados por los cambios en las dinámicas del agua, «garantizando la sostenibilidad de procesos migratorios y reproductivos de peces en ciénagas, la disponibilidad de recursos pesqueros, la seguridad alimentaria, la calidad de hábitat de reptiles, anfibios, aves, plantas y mamíferos, entre otros».

Además, se propone «el cumplimiento de instrumentos de planificación territorial existentes y la incorporación de otras alternativas que sumen a la recuperación de la navegabilidad en el Magdalena, y que contempla soluciones basadas en la naturaleza, gestión integrada de la macrocuenca, participación activa y conjunta con las comunidades ribereñas y cuidado de las cabeceras de ríos y ciénagas».

Por parte de expertos y pescadores está la invitación a crear Zonas de Manejo Especial para que coexista la navegación, la pesca, la agricultura, la minería de material de arrastre, entre otros. Así mismo, el Humboldt y Cormagdalena proponen establecer líneas de investigación de la mano de la academia y la comunidad, de manera que puedan resolverse preguntas o hipótesis que surjan alrededor de las intervenciones proyectadas.

En tercer y último lugar, se sugiere el desarrollo de un programa de monitoreo de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que involucre comunidades, entidades y proyectos, enfocado en la medición de respuestas y cambios en las dinámicas sociales y ecológicas durante las distintas fases del proyecto de navegabilidad del río.

Hernando García, Subdirector de Investigaciones del Instituto Humboldt, destacó la trascendencia del trabajo interdisciplinario entre sector público y privado, y actores sociales y científicos que trabajan en la cuenca del Cauca-Magdalena; también, la necesidad de que el gobierno nacional soporte las decisiones respectivas en la información generada.

«Estos insumos técnicos y científicos serán útiles y pertinentes en la discusión que se da en el país para entender cómo las obras asociadas a la navegabilidad en el río pueden afectar su funcionamiento ecológico y recurso pesquero. Para el Instituto es fundamental que el diálogo ocurra de manera informada y así puedan tomarse las disposiciones adecuadas. Es clave, además, que esta experiencia marque un precedente en torno a que el desarrollo es posible siempre basado en la información y en el conocimiento para las decisiones sobre el territorio», dijo García.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar