Cancel Preloader

Dos meses llevan paralizadas las obras del Muelle de Puerto Colombia

 Dos meses llevan paralizadas las obras del Muelle de Puerto Colombia

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El pasado 11 de julio, cuando menos de una semana había transcurrido desde el inicio de las obras de intervención del Muelle del municipio de Puerto Colombia, Atlántico, que hace parte del área metrpolitana de Barranquilla, e, incluso, todavía no se finiquitaba, siquiera, la demolición total de los 200 metros de la estructura, la cancelación de su licencia arqueológica frenó el avance del proyecto.

Aisladamente, otra piedra que amenazaba en momentos en los que la maquinaria apenas calentaban en medio de la demolición del mítico muelle, ya a en la Asamblea del Atlántico, diputados como Adalberto Llinás Delgado, denunciaban que en la ordenanza 00302 de mayo de 2016 estaba consignado que se trataba de un proyecto de reconstrucción y no de demolición.

Lo cierto es que hoy, casi dos meses después, (la demolición se inició el pasado 3 de julio), las obras siguen paralizadas a la espera de que se resuelva la situación entre la Gobernación del Atlántico, Fontur y el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (Icanh), autoridad gubernamental científica y técnica adscrita al Ministerio de Cultura, la cual reclamó que el muelle, considerado un bien de interés cultural de la nación, requería, por esa condición, de un programa de arqueología preventiva, procedimiento obligatorio para garantizar su protección de acuerdo a lo establecido en la Ley 397 de 1997.

Lo hizo a través de un oficio en el que anunció que iniciaría la cancelación de la licencia arqueológica así como de  «los trámites pertinentes para determinar las posibles afectaciones sobre el patrimonio arqueológico de la Nación por la omisión de la realización del programa de arqueología preventiva para el proyecto del Muelle».

Se trató de la solicitud de cancelación a raíz de los descargos que hizo el antropólogo Lázaro Miguel Cotes Cotes, quien sería el encargado de realizar el monitoreo en las obras de reconstrucción de los 200 metros del Muelle. Cotes al parecer era quien figuraba como titular en la licencia arqueológica.

Ya, el  6 de de junio pasado, el profesional de la arqueología había advertido a Fontur y a la Gobernación del Atlántico que se debían suspender las obras civiles en el proyecto, hasta que el Icanh emitiera un concepto sobre la ejecución de las mismas, que no contaban con el programa de arqueología preventiva.

«A pesar de los acercamientos que hemos tenido con ambas partes (Fontur y la Gobernación del Atlántico) no ha sido posible definir una ruta de trabajo idónea para desarrollar los trabajos», dijo Cotes Cotes en su misiva.

Así las cosas y gracias a los argumentos de Cotes Cotes  los trabajos fueron suspendidos teniendo en cuenta que por haberse iniciado la demolición, sin acompañamiento arqueológico, ya se había generado una afectación al patrimonio cultural de la zona, por lo que el Icanh solicitó la cancelación de esa licencia con número 7006.

El malestar del Icanh desnudó, además, que de todos modos quería conocer las razones por las cuales el arqueólogo Cotes Cotes no informó con anterioridad de las dificultades que estaba teniendo para desarrollar el programa preventivo.

«De hecho, sus comunicaciones al respecto daban cuenta de retrasos en la ejecución de las obras civiles, pero no a problemas contractuales, técnicos o logísticos», señaló el Icanh en el documento.

‘Hay arqueólogo contratado’

Sobre la situación, la secretaria de cultura del Atlántico, María Teresa Fernández, confirmó que la Gobernación ya tiene contratado un arqueólogo que se encargará de coordinar el plan de manejo arqueológico que este, a su vez, presentó ante el Icanh a la espera de que sea aprobado para que las obras se reinicien cuando antes.

«Sobre el tiempo de espera no hay nada definido, pues la última palabra sobre el visto bueno del plan de manejo arqueológico la tiene el Icanh que es la que al final otorga la licencia arqueológica que permitirá que las obras continúen normalmente», explicó la funcionaria.

Y es que por tratarse de una obra civil dentro del área de influencia directa del proyecto del Muelle se debió iniciar el trámite de una nueva intervención arqueológica, tal y como lo señala el Artículo 72 de la Constitución.

El proyecto de reconstrucción de un tramo de 200 metros del muelle del municipio de Puerto Colombia (Atlántico) ya no  se tardará 17 meses en estar listo, según lo acordado con la firma contratista encargada de la obra, el Consorcio Puerto Colombia SBCC, integrada en un 50 por ciento con la constructora Conconcreto y Soletanche Bachy Cimas S.A, en el 50 por ciento restante.

Dado el atraso, hasta ahora, de casi dos meses,. los trabajos cuya inversión total está en un valor total contratado por Fondo Nacional de Turismo (Fontur), la Gobernación del Atlántico y la Alcaldía de Puerto Colombia, por el orden de los 12 mil 286 millones de pesos, de los cuales 1.102 serán para cubrir la interventoría que estará a cargo del Consorcio Caribe Unido, podría extenderse un tiempo más.

El gobernador del Atlántico, Eduardo Verano de la Rosa, ha explicado que la nueva infraestructura guardará el diseño original de la obra que fue construida en 1888 e inaugurada cinco años más tarde, en 1893, por el ingeniero cubano, Francisco Javier Cisneros.

Verano ha enfatizado que el muelle tendrá una vocación netamente turística, contará con un camellón peatonal, y se integrará a la gran plaza de Puerto Colombia, otro de los proyectos que hacen parte del programa de renovación de espacios de recreación que realiza la Gobernación del Atlántico

«El proyecto beneficiará a todo Puerto Colombia y al Atlántico en general. Se comenzaron a demoler los primeros 200 metros del muelle que serán remplazados por una superficie en la que los turistas podrán apreciar el mar Caribe y pasear por una mega plaza que se sumará a esta transformación que se está viviendo en todo el departamento», dijo el gobernador Verano.

El nuevo muelle se le sumará la gran plaza de Puerto Colombia que contará con locales comerciales, zonas peatonales, estacionamientos y área para juegos infantiles, entre otros, con un diseño que permite que desde cualquier punto se pueda apreciar la estructura y viceversa.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar