[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Cuba fue sede de las conversaciones de paz entre el gobierno del expresidente Juan Manuel Santos y el ELN. Pese a que la nueva administración del mandatario Iván Duque mantiene suspendido el diálogo permanecen allí algunos negociadores del grupo armado.

El gobierno entrante le pidió a los negociadores del ELN que suspenda unilateralmente sus hostilidades, libere a todas las personas que mantiene secuestradas y acepte ubicarse en una zona geográfica con supervisión internacional antes de dejar las armas, condiciones que no están dispuestos a aceptar.

La cancillería anunció el martes que emitió una circular roja contra Nicolás Rodríguez Bautista, alias «Gabino», máximo líder de la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN). Lo que nos muestra que la reanudación de la negociación de paz con el grupo rebelde se encuentra aún lejos de ser realidad.

La circular roja sirve para solicitar “la localización y detención de una persona buscada por las autoridades judiciales de un país determinado o por un tribunal internacional con miras a su extradición”, según detalla Interpol en su sitio en internet. No obstante, la organización no puede obligar a que una nación arreste a un individuo.

“El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, transmitió, el pasado 6 de noviembre, a través de nota verbal, un requerimiento de la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, solicitando al Gobierno cubano colaboración con información sobre presencia y permanencia en su territorio de algunos miembros del ELN”, dijo un comunicado.

El líder rebelde de 68 años se encuentra en Cuba desde hace meses recibiendo atención médica, según fuentes de seguridad de Bogotá. Gabino tiene en Colombia varias condenas y procesos por rebelión, porte ilegal de armas, conspiración para delinquir, secuestro y asesinato, según la Fiscalía General.

Una vez se dio a conocer la noticia no hubo ninguna reacción por parte del Gobierno cubano ni del grupo armado, que en la actualidad cuenta con 2.000 combatientes que están en continua confrontación con las fuerzas del Estado, realizando ataques a militares e infraestructuras y lucrándose del secuestro, extorsión , narcotrafico y minería ilegal. Debido a su radicalidad es considerado una organización terrorista por parte de Estados Unidos y la Unión Europea.

 

Fuente: Reuters

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar