[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

«Protegiendo la soberanía nacional», hombres de Migración Colombia retuvieron y expulsaron en la tarde de este martes, en Bogotá, a Carlos Manuel Pino García, hombre que se movía en el entorno de la misión diplomática venezolana en Bogotá del que hace parte Iván Rincón Urdaneta, y quien está casado con Gloria Inés Florez, excongresista del Polo Democrático.

La retención se realizó para una verificación migratoria solicitada por la Policía del barrio La Soledad. Migración Colombia fue el que materializó la retención de Pino.

El procedimiento de expulsión, que no es usual y que podría aumentar aún más la tensión con el régimen de Nicolás Maduro, se hizo, según las autoridades, «protegiendo la soberanía nacional».

El fundamento legal que menciona Migración Colombia es que, según las normas que facultan a esa entidad, pueden «expulsar a los extranjeros que, a juicio de la autoridad migratoria, realicen actividades que atenten contra la seguridad nacional, el orden público (…) o cuando existan informaciones de inteligencia que indiquen que representa un riesgo» para el país.

Si bien oficialmente no hay información sobre las actuales actividades de Pino García, en mayo de 1999 fue capturado con otros cuatro venezolanos en un campamento en Vichada de la entonces guerrilla de las Farc. Finalmente quedó en libertad.

«El señor no tiene arraigo diplomático, pero se pudo establecer que sí tiene vínculos con la misión diplomática de Venezuela en Colombia», le dijo a EL TIEMPO un oficial de inteligencia.

Migración Colombia dio a conocer mediante un comunicado que «el ciudadano Carlos Manuel Pino García, en cumplimiento de las leyes migratorias colombianas, fue aprehendido y conducido el día de hoy en la ciudad de Bogotá en horas de la tarde. Esta actividad fue llevada a cabo por Oficiales de Migración Colombia adscritos a la Regional Andina, quienes lo trasladaron a una sala transitoria de la autoridad migratoria colombiana, en donde permanece a la espera de que se ejecute la medida de expulsión»

El documento hace referencia a los derechos constitucionales de Pino y señala que se le han respetado, incluyendo «la oportunidad de contactarse con las personas que consideró convenientes para exponer su situación».

La entidad recordó que de acuerdo con las normas del país, este ciudadano no podrá ingresar al país por un período de 10 años. Y una vez cumplida esa sanción tendrá que hacerlo usando una visa.

Al parecer, según otras fuentes, la misión diplomática de Venezuela prepara un comunicado oficial sobre este tema. Pino salió del país a las 5 de la mañana de este jueves.

Tras confirmarse su expulsión del país las reacciones de los partidos de izquierda expresaron su rechazo a la decisión; en especial, las más ligadas al petrismo. De hecho, Petro se refirió al tema como un acto propio de una «dictadura» y advirtió que se debe denunciar a nivel internacional.

«Lo que ha hecho Iván Duque, expulsando y prohibiendo la entrada de Carlos Pino por 10 años, es una atentado contra la vida de colombianos como Gloria Florez y su hijo, es un atentado contra la Colombia Humana y es propio de dictaduras. La denuncia mundial comienza ya», aseguró Petro.

En igual sentido reaccionó el senador del Polo Iván Cepeda, quien además añadió que Florez -exsenadora por este mismo partido y que acaba de aspirar sin éxito al Senado por la lista de Decentes- ha denunciado seguimientos ilícitos en contra suya y de si familia.

«Pido se garantice la seguridad de la defensora de derechos humanos y líder de Colombia Humana Gloria Florez, cuyo esposo, Carlos Pino, fue expulsado del país. Gloria ha denunciado que ella y su familia vienen siendo víctimas de persecución y seguimientos», precisó Cepeda.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar