Sigue enredada la construcción de ciclorrutas en Bucaramanga

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

La obra de la ciclorruta en Bucaramanga, que actualmente está suspendida por orden de la Juez 13 Administrativa, podría enredarse en su ejecución y se teme que el proyecto no se pueda terminar porque el Concejo de la ciudad tendría que hacer una modificación al Plan de Ordenamiento Territorial (POT) para que autorice los trazados, pero el antecedente en la Corporación es de rechazo a la cicloinfraestructura y es probable que el proyecto se embolate.

La iniciativa tendría que ir al Concejo por orden de la Juez, quien pese a que en el inicio de la audiencia de pacto de cumplimiento del pasado jueves indicó que no era necesario que fuera, al final de la audiencia señaló que sí y, además, manifestó su buena fe en la Corporación para que saquen adelante el proyecto en el menor tiempo posible y de manera positiva.

Otra cosa es lo que piensa el abogado Hernán Morantes, uno de los coadyuvantes en favor de la ciclorruta, quien señaló que «es ´preocupante´ que el proyecto vaya al Concejo porque no se encontrarán voluntades allí para sacarlo adelante y sería la muerte de la iniciativa. El llamado que hacemos nosotros, como organizaciones que apoyamos el proyecto, es a concertar con la comunidad para ver cómo podemos mejorar los trazados», indicó Morantes.

Camila Enciso, ciclista urbana, se mostró más positiva tras la audiencia y dijo que si bien era importante escuchar a quienes se verían afectados por las obras, recalcó que se evidenciaron problemas individuales y no colectivos que son los que ampara la acción popular. «Creo que la ciclorruta es viable en Bucaramanga y como toda obra traerá cambios y las ciudades deben adaptarse. Creo que sí hay que hacer unas modificaciones en la estructura de la ciclorruta, porque lo que quedó claro en la audiencia es que todos quieren que la obra se haga», precisó la joven.

La Personería de Bucaramanga, que interpuso la acción popular que suspendió las obras de la cicloinfraestrucutra, solicitó nueve puntos que debe cumplir la Alcaldía para que se continúen las obras, y enfatizó en que se deben tener en cuenta las peticiones de la comunidad.

Por su parte, Iván Ramiro Leal Cabeza, presidente de la Junta de Acción Comunal del barrio García Rovira, insistió en que el proyecto no contó con el principio de planeación, no se tuvo en cuenta a la comunidad en cuanto a la socialización y señaló que «por eso la comunidad tiene miedo e incertidumbre, porque estaría en riesgo su patrimonio».

Manuel Francisco Azuero Figueroa, alcalde designado, dijo que la administración está dispuesta a concertar pero aclaró que no está de acuerdo con la medida de suspensión y menos si en algún momento se ordena demoler lo que está construido.

Los pasos a seguir

Esta semana la Juez tomará la decisión, tras un informe de la Alcaldía y la Interventoría, si autoriza hacer obras para mitigar accidentes en la ciclorruta que se inció y no se terminó. Y también esta semana se harían una visitas judiciales con unos peritos de la Universidad Industrial de Santander (UIS) para analizar los trazados de las obras.

Contenido tomado de: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar