Obras de ciclorruta en Bucaramanga continúan suspendidas

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Se cumplió la audiencia de pacto de cumplimiento en el Juzgado 13 Administrativo de Bucaramanga entre las partes implicadas en el proceso de suspensión de las obras de la ciclorruta, con la que se buscaba llegar a un acuerdo para levantar la medida. Sin embargo, por la complejidad del tema, la necesidad de hacer visitas judiciales y de analizar algunos aspectos técnicos de la vía y del Plan de Ordenamiento Territorial (POT), no se llegó a una conciliación y por lo tanto las obras siguen suspendidas.

Durante la audiencia, que se extendió por todo el día, la juez 13 Administrativa de Bucaramanga, Claudia Ximena Ardila Pérez, escuchó a la Personería, entidad que interpuso la acción popular que derivó en la suspensión de las obras, a la Alcaldía de Bucaramanga y a los coadyuvantes, quienes expusieron sus argumentos a favor y en contra del proyecto.

La Personería solicitó que para darle continuidad a las obras la Alcaldía debía cumplir con nueve peticiones: realización de un plan maestro de movilidad, un estudio financiero y de mercadeo, estudio de impacto ambiental, socialización efectiva, análisis y realización de un perfil vial, adecuación contractual con relación a los sectores previstos en el POT, autorización por parte del Concejo o discusión en plenaria, acatar la suspensión de las obras, y llegar a un acuerdo con el contratista para evitar un impacto fiscal al municipio.

En la audiencia se expuso el caso de la ciudadana Inés Prada de Mantilla, quien reside en la carrera 31 con calle 31 por donde pasaría la ciclorruta, y pidió que se ampare el derecho a la salud, la vida y a la libre locomoción, pues tiene 85 años y requiere de tratamientos médicos urgentes y la ciclorruta sería un obstáculo.

También habló Luz Marina Quiñónez, representante de Montesori Jardín Infantil, quien pidió la protección de los derechos a la vida y educación de los niños, pues la ciclorruta pasaría por el frente del colegio y esto obligaría a los menores a atravesar la carrera 35A, que tiene alto tráfico.

Por parte de los ciclistas, una joven del Colectivo Ciclaramanga señaló que en el proceso se están evidenciando intereses personales y no colectivos, presentó argumentos ambientales frente a la contaminación que están generando los vehículos y cómo la ciclorruta podría ayudar a disminuir los niveles de polución.

«Soy ciclista y en ocasiones he tenido que tirarme al andén porque los buses pasan muy cerca. He visto mi vida en peligro y porque somos minoría nos van a desconocer, cuando nosotros también tenemos derecho a la seguridad vial. Estos son derechos colectivos se deben tener en cuenta», dijo la joven ciclista.

Alcaldía concertó

El jefe de Gobernanza de la Alcaldía de Bucaramanga, Manuel Francisco Azuero Figueroa, señaló que antes de que se suspendieran las obras se habían hecho acuerdos para ajustar algunos aspectos de los trazados, sin embargo, la obra se frenó. Y agregó que en los últimos años se han invertido en la ciudad más de $500.000 millones en vías para carros mientras que se critican los dineros para la ciclorruta.

Contenido tomado de: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar