Bucaramanga, Cúcuta y Neiva, donde menos se encarece la vivienda nueva

[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

Bucaramanga, Cúcuta y Neiva son, en su orden, las ciudades colombianas donde las personas pueden comprar vivienda a un menor costo, pues según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), en el segundo trimestre del año fue allí donde menos crecieron los precios de las casas y apartamentos.

Y es que según el ente estadístico, mientras que a nivel nacional los precios de venta de la vivienda nueva registraron una variación anual de 7,15 por ciento inferior en 0,37 puntos porcentuales respecto al observado en el mismo trimestre del 2018, en dichas ciudades ese comportamiento fue notablemente inferior.

En Bucaramanga, por ejemplo, adquirir una vivienda resulta mucho menos costoso que en cualquier otra región del país, toda vez que los precios cayeron cerca de 3,1 por ciento anual, incluso, en las vivienda para los estratos bajos ese descenso fue mayor con cerca de 3,2 por ciento anual, según el Dane.

En Cúcuta y Neiva, por su parte, para ese mismo periodo del año, el ente estadístico reportó que  la variación anual de los precios de vivienda nueva fueron de 0,18 y 0,64 por ciento, respectivamente, aunque no se registra la variación por estratos socioeconómicos.

Otras ciudades donde los costos para adquirir vivienda nueva tuvieron una variación anual por debajo del 7,15 por ciento nacional son. Cartagena (2,82 por ciento), Manizales (3,78), Pasto (4,08 por ciento), Barranquilla (4,73 por ciento) e Ibagué (5,01 por ciento)

Las más costosas

Pero así como hay ciudades donde resulta menos costos adquirir una vivienda nueva, también hay otras cuyos precios se dispararon de manera significativa, siendo Villavicencio la primer en este aspecto, toda vez que los precios crecieron cerca de 18 por ciento anual, esto es, cerca de 10,8 puntos porcentuales por encima del promedio nacional, según las estadísticas del Dane.

Detrás de la capital del Meta, se situaron Pereira, Popayán y Bogotá, entre las ciudades más costosas para la compra de vivienda nueva, pues en el segundo trimestre del año sus precios crecieron, en el mismo orden, 10,78; 10,53 y 10, 27 por ciento.

En Bogotá, por ejemplo, los más afectados por esa escalada en los precios afectó más a las personas de estratos bajos, para quienes esos costos de la vivienda nueva 35,44 por ciento, la mayor variación observada en todos los estratos de todas las ciudades reportadas por el Dane.

Otras ciudades con variaciones altas en los precios para adquirir vivienda son:Medellín (9,96 por ciento), Cali (9,15 por ciento) y Armenia (7,67 por ciento), según el más reciente reporte del Dane.

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar