[vc_row el_class=»post-content»][vc_column][vc_column_text]

El operativo que daba cumplimiento a una orden del Tribunal Administrativo de Cundinamarca, contó con el apoyo de Ejército y la Policía Nacional. La orden es cerrar las curtiembres de la cuenta alta del río Bogotá que persistieran en sus actividades contaminantes.

El director jurídico de la CAR, Juan Camilo Ferrer, informó que en esta zona hay presencia de empresas informales que no cuentan con toda la documentación al día, otra de las razones por la cual se procedió a sellarlos.

La CAR identificó 24 puntos sobre la ronda del río Bogotá, y durante el operativo encontró bombos, motores y canecas de «polysin» de 40 kilos que fueron decomisados. También se impuso una medida preventiva por el vertimiento a una quebrada de la zona.

«Fue un operativo que nos dejó muy preocupados, ya que vemos cómo se han implementado negocios dedicados a la transformación del cuero en áreas de ronda, las cuales no pueden ser ocupadas por ningún tipo de actividad. Esto es un tema que también les compete regular a las autoridades municipales», agregó Ferrer.

Los sellamientos de los 23 curtiembres en los municipios de Villapinzón y Chocontá serán temporales, mientras los establecimientos logran demostrar que no han llevado a cabo actividades ilegales en esta área de ronda; de lo contrario, serán cerrados de manera definitiva.

«Hacemos este seguimiento a las actividades productivas que se realizan sobre la ronda del afluente, y si no cumplen con las normativas ambientales, se puede llegar a sanciones millonarias», sostuvo Clara Patricia Álvarez, funcionaria de la CAR.

El director Ferrer hace un llamado a los ciudadanos que compran cueros a estos establecimientos para que verifiquen si es legal ono. «El comercio se está viendo afectado por aquellos que compran cueros sin verificar la legalidad de estas actividades», concluyó.

 

Fuente: El Tiempo

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Te puede interesar